Lucis Trust / Escuela Arcana / Introducción / Extractos sobre... / Más Extractos sobre la Escuela Arcana  

Más Extractos sobre la Escuela Arcana

Extractos sobre la Escuela Arcana tomados de las conferencias públicas de Sarah McKechnie, Presidenta Internacional de Lucis Trust, la Escuela Arcana y sus Actividades de Servicio.

El énfasis de la Escuela Arcana está colocado en la impersonalidad y en el trabajo grupal, no se puede tener uno sin el otro. La impersonalidad tiene una mala connotación para muchas personas bajo el tenor "cálido y desdibujado" de nuestros tiempos, y esto es muy lamentable; ya que la impersonalidad es el bálsamo curativo que hace las relaciones grupales no solamente posibles, sino educativas, enriquecedoras e invocativas. El alma es naturalmente, siempre conciente del grupo, ya que el alma no conoce la separación ni reconoce las barreras. La impersonalidad no significa frialdad o aislamiento de los demás, sino la benigna indiferencia a la personalidad - el yo separado. La impersonalidad es la capacidad de ignorar literalmente el yo inferior y todo lo que nos separa de los demás, y enfocarnos en nuestros puntos en común, nuestra unidad en el alma una.

Nunca se pide o espera obediencia o lealtad para con la Escuela, porque la única escuela que importa es la escuela interna esotérica universal centrada en Shamballa, donde todas las verdaderas escuelas esotéricas tienen su base y origen. Todas las expresiones externas pertenecen a la única Escuela de Sabiduría interna, y es esta afiliación subjetiva vertical la relación que siempre importa.

Nunca se piden tarifas para la Escuela Arcana, porque no se puede poner precio al entrenamiento para el discipulado, y nunca se puede negar a quien carece de los fondos económicos necesarios. Pero como existen gastos para administrar cualquier proyecto en el plano físico, se espera que los estudiantes compartan la responsabilidad de financiar el trabajo de la Escuela y sus actividades de acuerdo con su capacidad para contribuir. Esta visión del dinero es un rasgo significativo de la Escuela, que anima a los estudiantes y a cualquiera que esté interesado en participar cada Domingo en un servicio mundial de meditación en la redistribución del dinero con propósitos jerárquicos. Este es parte de un doble esfuerzo de meditación, siendo el otro la meditación especial que se realiza los Jueves, la cual es realizada por muchas personas en todo el mundo, para ayudar en la preparación para la reaparición del Cristo. La redistribución del dinero hacia las manos de aquellos que podrían servir y compartir es un desarrollo fundamental para crear la atmósfera subjetiva apropiada en la cual pueda trabajar Cristo, ya que indicará que un verdadero sentido del compartir ha penetrado finalmente en la conciencia humana, porque compartir es una expresión externa básica del amor, la energía personificada por Cristo.

... El servicio ha sido definido como la satisfacción apropiada de la necesidad a cualquier nivel de conciencia, y es un proceso científico que conduce, más que cualquier otra cosa, al desarrollo espiritual. La Luz nunca puede ser represada, retenida para uno mismo. Es la energía del tipo más potente y debe ser compartida libremente, pero también debe hacerse con sabiduría, porque el servicio requiere de sabiduría para que sea efectivo. Sin sabiduría, el servicio puede convertirse en sólo una molesta interferencia. Con sabiduría, que es una expresión del amor, el servicio puede suministrar ese estímulo para que el alma encarnada capacite a otro ser viviente, bien sea una flor, un animal o un ser humano, para que se active y crezca hacia la luz. El servicio es el efecto de la radiación y afecta al centro del corazón; "el centro de la vida".

... Todas las cosas vivientes evolucionan y crecen en capacidad y potencia mediante el efecto estimulante de una vibración superior, de una forma de vida más avanzada. La Jerarquía sirve así a la humanidad, de igual modo la humanidad a su vez estimula y actúa como oficiante para los llamados reinos inferiores, animal, vegetal y mineral. Dentro de un grupo de discípulos se aplica este mismo principio; y así, como he dicho, un ashram es un centro en el cual se ensayan las relaciones - donde los discípulos se potencian y estimulan mutuamente de acuerdo con sus niveles de desarrollo espiritual. Cuán agradecidos debemos estar por este hecho, saber que es un signo de sabiduría el reconocer a aquellos que pueden estimular de esta manera nuestro crecimiento espiritual, y a aquellos a quienes, a su vez, podemos ayudar en su desarrollo.

El nuevo discipulado que se está desarrollando ahora en las escuelas esotéricas es un experimento cuyo principal objetivo no es el perfeccionamiento del individuo, sino la creación de un grupo útil y productivo. Esto significa que, en algunos casos, el crecimiento individual debe ser demorado para adaptarse al paso del grupo. Para otros, significa acelerar los propios esfuerzos - sobrellevando un proceso forzado - para suplir los requerimientos de la vida grupal. En la creación de un grupo telepático internamente unificado, la crítica, el análisis y el juicio no tiene lugar y sólo crea barreras para el libre flujo del amor. Dentro esta aura de amor cada discípulo encuentra posible, finalmente, perder de vista su preciosa y única identidad - algo completamente contrario a la tendencia mundial presente que es enriquecer la individualidad y enfocarse en todas las formas en las cuales el individuo y su grupo se diferencian y permanecen separados del todo mayor. Sin embargo, en la liberación de una identidad que sea separada y única, uno encuentra un rango superior de percepción y de identificación que es verdaderamente liberador y expansivo. Porque, se nos ha dicho, la inclusividad es la clave para comprender la conciencia.

Como ya dije, un rasgo central del entrenamiento de la Escuela Arcana es la meditación, porque éste es el medio por el cual se despierta el centro de la cabeza, que conduce a la fusión del alma y la personalidad, del hombre interno y externo. El centro de la cabeza es el centro de recepción y el centro ajna de distribución y en su fusión, el alma y la personalidad se encuentran en una completa sincronicidad de propósito, concientemente dispuestas a colaborar con el Plan de Dios. A partir de esta etapa sigue el desarrollo de la expresión de la Mónada - la Vida pura - a través de la Triada espiritual y desde aquí uno se halla en camino de llegar a ser un Maestro. Pero para la mayoría de nosotros, eso está muy lejano en el futuro y debemos ser realistas en nuestra evaluación de lo que es posible por el momento y, al mismo tiempo, desarrollar una apreciación de la meta a largo plazo y en el período de evolución de la Jerarquía. Esto no es motivo para desanimarse - sólo para el reconocimiento de la oportunidad, porque la Jerarquía depende de los discípulos que actúan en la periferia del gran Ashrama, ya que ellos son queenes tienen contacto con y comprensión de la humanidad y pueden dar voz a la "demanda de la humanidad" para que la Jerarquía la escuche.

... Muchos esoteristas sinceros parecen sentir que para ser espiritual, uno se debe alejar del mundo, los problemas, las estupideces y muy a menudo los horrores de la vida sobre la tierra. Sin embargo, ¿de dónde vendrá la curación y la solución a los problemas del mundo sino de los esoteristas entrenados - de aquellos que hayan cultivado la capacidad de la "visión dual"? Ellos son quienes pueden mirar dentro del mundo, dentro de la humanidad y ver tanto su origen divino y la fuente de sus fallas en el espejismo, la ilusión y maya de los tres mundos inferiores. El desarrollo de la visión esotérica capacita al discípulo para ver el significado y la significancia detrás del la realidad aparente exterior, y así señalar el camino para la solución de los problemas del mundo, muchos de los cuales fueron creados por la humanidad misma.

(de "El Entrenamiento Esotérico de la Escuela Arcana" - una charla ofrecida en una conferencia en San Diego, California en Abril de 1997)

... Al reflexionar sobre la siguiente etapa de la enseñanza, que se dará aproximadamente dentro de 25 años, deberíamos considerar en qué ha puesto su enfoque D.K. en la segunda etapa de la enseñanza. Las verdades más nuevas de las que D.K. es responsable, en su trabajo con Alice Bailey, incluyen: la enseñanza acerca de Shamballa, el nuevo discipulado, los siete rayos, la nueva astrología, información sobre el nuevo grupo de servidores del mundo, la intención de formar una rama esotérica de los ashramas internos, y la enseñanza sobre la nueva religión mundial; en ese orden. La enseñanza sobre Shamballa fue la número uno en la lista de las verdades a anclar en la conciencia humana. "El tema del Sendero hacia Shambala requiere un estudio reflexivo y una comprensión esotérica, dijo. En este concepto de la nueva y futura etapa del camino o sendero, con la cual el discípulo moderno está confrontado, se encuentra el secreto de la próxima revelación".

El entrenamiento de la Escuela Arcana incluye todas estas siete verdades, a medida que el estudiante progresa a través de la práctica de la meditación y el estudio de los diferentes grados. Pero quienes vigilamos el progreso de los estudiantes hemos notado, cuán pocos, relativamente, persisten hasta los grados superiores de la Escuela, donde la verdadera determinación para el trabajo - la construcción del antakarana - es asumido. El antakarana es el puente en la conciencia que vincula la mente superior y la inferior y coloca la personalidad infundida por el alma, en contacto con el plano de buddhi, donde se encuentra el ashrama y se desarrolla la intuición. Mediante el antakarana se revelan "las tres puertas hacia Shamballa": razón/intuición, voluntad espiritual y dualidad esencial. De estas tres me gustaría centrarme por un momento en la razón/intuición y su relación con la revelación.

... el intructor Tibetano dijo "status y título, lugar y posición no cuentan para nada. Lo que cuenta es la enseñanza - su verdad y su llamado intuitivo." Se nos ha recordado esto en la declaración hecha por el Tibetano y que aparece al principio de casi todos los libros: "No espero que sean aceptados los libros que he escrito. Pueden o no ser exactos, correctos y útiles. El lector puede comprobar su verdad mediante la práctica y el ejercicio de la intuición. Ni A.A.B. ni yo, tenenmos interés en que se los considere como que han sido inspirados, tampoco que se diga misteriosamente que son el trabajo de uno de los Maestros".

.. El Tibetano dijo en una carta a la Escuela, "Lean los periódicos con cuidado y con discriminación aguda y apresuren sus esfuerzos si la necesidad de la humanidad y las demandas de la Jerarquía (en favor de la humanidad) significan algo real para ustedes. Si ellos no son reales, entonces tendremos que buscar ayuda en otro lugar".

Si leemos los periódicos y ponemos atención al estado presente del mundo, podríamos comenzar a escuchar "los silenciosos reconocimientos invocativos de las masas" que no saben articular sus reconocimientos, pero que los sienten y responderían a los líderes que tengan la visión, la compasión y el sentido de la humanidad compartida y la terminología apropiada para expresar dichos reconocimientos, y por lo tanto de invocar la cooperación y la disposición. El mismo término hombre significa "aquél que piensa" y debemos confiar en esta capacidad de nuestros congéneres. La experiencia de la era pasada, y particularmente de los últimos 100 años, ha desarrollado en la humanidad una inteligencia y una capacidad para responder a la verdad cuando se le presenta. El papel del grupo esotérico es llevar las verdades espirituales más profundas a la conciencia humana a través de todos los medios que tengan a disposición - las diferentes áreas en las cuales trabaja el nuevo grupo de servidores del mundo. En esta tarea, cada uno de nosotros tiene un lugar que ocupar, y todos somos necesarios.

(Extractos de "La Próxima Revelación", una charla ofrecida en la Conferencia de la Escuela Arcana en Nueva York, Mayo 20, 2000)

Creo que durante más de 75 años, la Escuela Arcana ha llenado una necesidad crítica de los esoteristas. Especialmente durante los últimos 50 años, se ha dado una expansión del entrenamiento esotérico por todo el mundo, en forma de escuelas que ofrecen métodos de desarrollo espiritual y esa diversidad de acercamientos sólo puede ser un desarrollo positivo. Pero, para mi conocimiento, la Escuela Arcana no ha sido superada en su entrenamiento en las técnicas de meditación ocultista. Dicho grupo, interiormente relacionado por el alma, sin vínculos personales y entrenado en meditación ocultista, lo cual significa la capacidad de emplear la mente para dirigir energía y fuerza con propósitos espirituales, seguramente es una herramienta para el uso de la Jerarquía.

(Extracto de "La Libertad en la Unanimidad", una charla ofrecida en la Conferencia de la Escuela Arcana en Londres, Junio 17, 2000)