Lucis Trust / Escuela Arcana / El Puente Eléct... / Masonería Eléct... / Parte 2  

Masonería Eléctrica: Construyendo el Templo de Carbono - Parte 2

Secretos del Mundo del Carbono

El carbono es el cuarto elemento más abundante en el universo debido a su habilidad para formar grandes cadenas de polímeros; es el cubo de construcción fundamental de la vida orgánica. Los secretos del carbono giran alrededor de su número atómico -6- y de la fuerza constructora hexagonal que apuntala los procesos de la Naturaleza. H.P. Blavatsky nos dice:

  “Hay seis Fuerzas en la Naturaleza…y la séptima – la Fuerza total o Fuerza absoluta, que es la síntesis de todas”. 1

Esta fuerza constructora etérica se graba en la sustancia en múltiples formas en el mundo natural, tal como la bella simetría del copo de nieve y la estructura del cuarzo, el segundo mineral más abundante en la corteza continental de la tierra. El gran polinizador del reino vegetal –la abeja- se revela como un agente del amor en su propio nivel cuando construye el panal –una pequeña estructura hexagonal construida a partir del transformado néctar del corazón de la flor. Se puede hacer al carbono especialmente responsivo a esta fuerza séxtuple en los éteres, tal como la ciencia está descubriendo ahora mediante su trabajo con nanotubos de carbono.

Cristal de cuarzo hexagonal

The Giant’s Causeway, Irlanda del Norte

Cristal de Nieve

Panal

Hexágono localizado en el Polo Norte de Saturno

Dos nanotubos de carbono cruzándose sobre una superfície de grafito

Los nanotubos de carbono están basados en la estructura hexagonal del grafito y tienen la máxima fuerza en relación con el peso de cualquier material conocido, con extraordinarias propiedades electrónicas y otras muchas características únicas. Inspirándose en el comportamiento de las proteínas al construir estructuras biológicas, la ciencia está imitando la vida y construyendo estructuras a escalas lo más pequeñas posibles. Inspirándose en el comportamiento de ciertas proteínas que espontáneamente se acoplan en complicadas estructuras, los investigadores están utilizando moléculas y átomos individuales como cubos de construcción y esforzándose por lograr un “patrón geométrico específico de los átomos de los que están compuestas esas proteínas en la superficie del nanotubo”. El investigador Gevorg Grigoryan viene a decir que “si conoces el enrejado atómico subyacente, significa que conoces como ampliarlo, como añadirle cosas. Es como un andamiaje para futuras construcciones”. 2

Ahora que las propiedades magnéticas del carbono han sido descubiertas, ha aparecido una dimensión añadida que afectará la futura investigación y experimentación. En palabras de Hendrik Ohldag del Laboratorio Stanford Synchrotron Radiation: “Con el carbono, sabemos cómo hacer cosas muy pequeñas. Por otro lado sabemos mucho acerca de cómo procesar y almacenar información utilizando el magnetismo. Esto abre la puerta a futuros estudios que llevarán a mejorar el magnetismo en el carbono, lo que puede significar que algún día seremos capaces de combinar el mundo “magnético” y el del “carbono”. 3

Todo este trabajo con el carbono está evocando la gran vida que se manifiesta por medio de este elemento con inimaginables consecuencias para el futuro. Incluso ahora, las ondas electromagnéticas que impregnan los éteres a través de las redes de comunicación, están teniendo un efecto tremendo sobre la esencia mineral del planeta acelerando su evolución y haciéndola más adaptable al uso humano futuro. A medida que el carbono se hace magnético a temperatura ambiente y entra en el campo de la electrónica a gran escala, esta aceleración solamente puede intensificarse. Estamos presenciando la electrificación espiritual del mundo entero con los cambios correspondientes en el organismo humano. La clave para comprender estos cambios reside en uno de los yoga sutras de Patanjali:

  “Simetría de forma, belleza de color, dureza y densidad del diamante, constituyen la perfección corporal.”
La Luz del Alma, libro III, Sutra 46, A.A. Bailey
 

Este Sutra vela el secreto de la futura evolución del organismo humano. Implica una nueva comprensión de la relación entre el carbono y el oxígeno en el cuerpo físico que finalmente conducirá a la transformación de la humanidad en el reino del alma diamantina. Para comprender esta alquimia del carbono en el organismo humano, es necesario estudiar al carbono como un símbolo de la “materia viviente”.

Cuatro Elementos básicos::

En lugar de los cuatro elementos clásicos de la alquimia: tierra, aire, agua y fuego, podemos usar en forma simbólica los elementos químicos más modernos y reflexionar sobre su profundo significado. Así, los principios inferiores del hombre están representados por cuatro elementos básicos que también forman los principales constituyentes del cuerpo físico. Estos son:

  Carbono, Hidrógeno, Oxígeno, Nitrógeno.  

El carbono forma el esqueleto biológico de toda vida sobre la Tierra, unido a otros elementos, especialmente Hidrógeno, Oxígeno y Nitrógeno para formar moléculas complejas. En La Corriente Sanguínea Cósmica vimos que el Hidrógeno y el Oxígeno son precipitaciones directas del éter universal y facilitan el deseo de manifestarse en el plano físico. Esos cuatro elementos prevalecen en todo el universo, junto con el carbono, el símbolo de la vida orgánica, presente de manera especialmente importante, la sustancia formada y moldeada sobre el vehículo etérico por la acción del prana.

 

¿El Nacimiento del Deseo Cósmico? La nebulosa “águila”, es lo que muchos astrónomos denominan una “fábrica de estrellas” o “guardería de estrellas”, una región en la que se forman muchas estrellas. Es una mezcla de gas y polvo constituida principalmente de Hidrógeno, Oxígeno, Carbono y gases de Silicio. Los gases de Carbono y Silicio son los que dan al objeto su apariencia central de “columna de polvo oscuro”, mientras que el gas de Hidrógeno le da el colorido rojo y el Oxígeno su leve tinte azul..
 

Hidrógeno: El más luminoso de todos los gases, se quema en el oxígeno despidiendo el calor más intenso de cualquier sustancia en combustión, y forma el Agua, el más estable de los compuestos. Está relacionado con el principio del deseo animal que arde ferozmente durante la vida en la materia, lo que produce saciedad.

Oxígeno: El que ayuda a la combustión del Hidrógeno – es el gas dador de vida y está relacionado con el principio humano del prana, el poder activo detrás de todo fenómeno vital. Esas dos precipitaciones están sostenidas por el trabajo del:

Nitrógeno: Un gas inerte; el vehículo con el que está mezclado el Oxígeno para adaptar éste a la respiración animal. Está relacionado con el vehículo etérico –el cuerpo sutil inerte sobre el que está moldeado el cuerpo físico

Carbono: “El carburante por excelencia”, la base de todas las sustancias orgánicas. Está relacionado con la materia burda del cuerpo. La sustancia formada y moldeada sobre el vehículo etérico por la acción del prana.

Hidrógeno – Relacionado con el cuerpo Astral.
Oxígeno – Relacionado con el principio vida, el Prana.
Nitrógeno – Relacionado con el cuerpo Etérico.
Carbono – Relacionado con el cuerpo Físico.
Referencias sobre los cuatro Elementos Básicos: Los Misterios del Septenario, La Doctrina Secreta,vol.II,p. 593, H.P. Blavatsky

El carbono forma compuestos con el Hidrógeno, el Oxígeno y el Nitrógeno para proporcionar en el plano físico, un cuerpo que refleje el vehículo de deseo en el plano astral. Inversamente, a medida que un ser humano trasciende la naturaleza emocional y purifica el vehículo astral, se transforma similarmente la relación entre el carbono y el oxígeno en el cuerpo físico. El hombre astral se convierte en el hombre Espiritual, ya no más un producto de la combustión incontrolada emocional. En el plano físico, esto se refleja en una reducida necesidad de oxígeno en el proceso de respiración del organismo físico y una transformación de su contenido carbónico. Esto se tratará en la parte 3.

------------------------------------

  1. Clasificación de “Principios”, Escritos Completos, vol.II, H.P. Blavatsky
  2. Penn Researcheres Help Nanoscale Engineers Choose Self-Assembling Proteins, Penn News http://www.upenn.edu/pennnews/news/penn-researchers-help-nanoscale-engineers-choose-self-assembling-proteins
  3. El Carbono se une al Club Magnético: http://www.physorg.com/news98111007.html
Inicio de página ^ Continúa en la Parte 3