Lucis Trust / Escuela Arcana / Doce Festivales... / Acuario / Alocución del Festival de Acuario  

Alocución del Festival de Acuario

El texto que sigue fue una alocución dada por un miembro del personal de la Sede Central de Lucis Trust en una de nuestras reuniones públicas. El propósito de estas breves charlas es preparar la mente del grupo para el verdadero trabajo a realizarse –la meditación grupal. Esta charla puede ser usada por personas y grupos que deseen colaborar con este servicio

-

El Servicio: La Ciencia del Futuro

Una cálida bienvenida para todos a este Festival de Acuario, a quienes están aquí y a los participantes de varios lugares a través de Internet. Nos reunimos una hora antes de lo habitual porque la hora exacta de la luna llena ocurrirá en unos momentos y, por lo tanto, tenemos una oportunidad única para unir nuestras energías estando físicamente juntos y trabajar en conciencia sirviendo al Plan y a la humanidad.

Desde antes de que existieran registros, los seres humanos han celebrado la luna llena en todas partes donde vivían, mirando con asombro a la esfera brillante que vivifica el cielo nocturno con su luz difusa y radiante. Cada cultura y cada civilización ha reconocido la importancia del ritmo y el ritual de la luna llena y, en un nivel profundo, incluso a nivel celular, siempre hemos sabido que la luna llena es un acontecimiento especial y mágico. Muchas fiestas religiosas o días santos se calculan basándose en los ciclos de la luna, y las mareas de los océanos se rigen por la luna. En el momento de la luna llena, no hay nada que se interponga entre el sol y la tierra, la luna queda completamente fuera del camino, así que la Vida Solar puede verterse completamente sobre el planeta sin impedimentos. En palabras de El Tibetano, es el momento en que más luz reflejada del sol llega a la tierra, desplazándose por “la franja de luz dorada, que va del sol a la luna, irradiando la superficie lunar en forma total, posibilitando ciertas revelaciones”, (Discipulado en la Nueva Era, Vol II). En este momento, podemos dirigir más fácilmente esa luz a través del canal grupal y en las mentes y los corazones de la humanidad. En este momento, la puerta hacia la Jerarquía espiritual está abierta y la humanidad puede contactar potentes e iluminadas energías que normalmente no están disponibles. Somos más susceptibles para recibir impresiones durante la luna llena y la hora exacta es un acontecimiento excepcional en el que podemos ofrecer nuestras energías para el uso de la Jerarquía con una intención unida, al enfocar como una lente la luz y el amor que tratan de exteriorizarse en la tierra.

Extendamos nuestra conciencia a los muchos grupos que sabemos que están reunidos en este momento en todo el planeta con reconocimiento de la oportunidad de la luna llena. Imaginemos que los esfuerzos de los hombres y mujeres de buena voluntad, que cuidadosa y constantemente trabajan para mejorar la condición humana, llegan a buen término haciendo del mundo un lugar seguro para toda vida, y al Nuevo Grupo de Servidores del Mundo como un puente iluminado de conciencia, construyendo rectas relaciones en todas las esferas de la vida y ayudando a que la humanidad reconozca la unicidad de ésta.

Ahora, imaginemos la puerta al Ashrama abriéndose completamente mientras cruzamos juntos por esa puerta. Nos unimos a nuestros Hermanos Mayores, mezclando nuestras energías en la atmósfera de la razón pura e inteligente voluntad, con el Cristo que preside sobre todos, mientras vierte Su infinito amor hacia toda la congregación. Tengamos tres minutos de intensa y enfocada quietud seguidos por la Gran Invocación, el mantram del 7o. Rayo y la Palabra de Poder para la Era de Acuario.

Silencio (durante el momento de la luna llena)

Desde el punto de Luz en la Mente de Dios
Que afluya luz a las mentes de los hombres
Que la Luz descienda a la Tierra.

Desde el punto de amor en el Corazón de Dios
Que afluya amor a los corazones de los hombres
Que Cristo retorne a la Tierra.

Desde el centro donde la Voluntad de Dios es conocida
Que el propósito guíe a las pequeñas voluntades de los hombres
El Propósito que los Maestros conocen y sirven.

Desde el centro que llamamos la raza de los hombres
Que se realice el Plan de Amor y de Luz
Y selle la puerta donde se halla el mal.

Que la Luz, el Amor y el Poder restablezcan el Plan en la Tierra.

OM OM OM

Con cada año que pasa, nuestra fuente de vida, el sol, nuestro planeta y toda la humanidad avanzan juntos en Acuario. Estamos naciendo como ciudadanos planetarios, reconociéndonos como un todo y como una especie individual, en una relación cada vez más estrecha con la Jerarquía espiritual, aquellos que sirven como indica Acuario. De Acuario ya no se puede pensar como “el futuro”, sino que claramente es el presente, y estamos cumpliendo nuestro destino en cada momento. Es la constelación en la que tanto el ciclo zodiacal menor como el mayor se están moviendo y se nos ha dicho que debido a que están coincidiendo, es un momento para el que la Jerarquía se ha estado preparando durante millones de años. Posiblemente no podemos saber lo que significa para el sistema mayor el ser influenciado por Acuario durante 25.000 años, pero aquí en nuestro pequeño sistema solar nos estamos acostumbrando y adaptando a las corrientes cambiantes de esta nueva y eléctricamente cargada energía que está siendo introducida por el poderoso 7º. Rayo. Nos estamos volviendo sensibles a lo que se nos pide y a lo que se requiere.

El símbolo de Acuario es una persona que lleva una cántaro de agua, y la nota clave del alma es “Agua de vida soy, vertida para los hombres sedientos”, indicando claramente que de todos los signos zodiacales, este es el signo de servicio por excelencia. El discípulo acuariano eventualmente se convierte en un servidor del mundo y su energía se utiliza para expresar “la intensa intención de actuar en bien de la Jerarquía”, (Astrología Esotérica) como dice Alice Bailey. La actividad es el objetivo central, e incluso el glifo, dos líneas paralelas onduladas, sugiere un movimiento vivo e inquieto.

El alma joven en Acuario, y todavía condicionada por Leo, está agobiada por el servicio, porque ella se centró en el servicio a sí misma durante un largo tiempo; el cántaro de agua pesa sobre sus hombros y el deseo de servir surge de un deseo de avanzar espiritualmente. La gente espiritual debe servir. Y el servicio que “yo” estoy haciendo es importante; yo y mis actividades de servicio son útiles y necesarios. Se reserva un tiempo para el servicio y, como es de esperarse, después de una época de intensa actividad exterior y sin un pensamiento espiritualmente tenso, queda extenuado y necesita descansar y recargar las energías.

Pero con el paso del tiempo, la experiencia de los ciclos y la creciente influencia del alma, la emoción de correr de aquí para allá sirviendo, madura en un profundo conocimiento interior y en una actividad espontánea del alma que derrama las energías espirituales y curativas en el mundo en respuesta a cualquier necesidad expresada. El servicio a sí mismo se convierte en el servicio al grupo, a la humanidad y a toda vida. El aspirante está aprendiendo a ser receptivo a las energías del grupo y a concentrarse en el grupo y para el grupo. El iniciado en Acuario ya ha pasado por la experiencia de la cima de la montaña en Capricornio y habiendo visto la visión del Uno, da la vuelta y regresa a los valles y llanuras de la tierra, trayendo la luz suprema para servir a la raza, estimulando la conciencia grupal y participando conscientemente en el trabajo del Cristo. Ahora está en el centro de la Cruz, y el cántaro de agua, el cáliz que contiene la esencia Crística, el agua de vida, permanece libremente sobre su cabeza como una alegría ingrávida. El servicio se ha convertido en el resultado del contacto con el alma y la evidencia de una vida interior radiante que expresa su cooperación y verdadera fraternidad. La energía vital fluye libremente, ofrendada a todos en el Gran Servicio.

Ahora estamos en un momento en que rigen los grupos y el trabajo grupal es el método de servicio. No hay grupo más significativo que el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, el grupo global compuesto por personas de todas partes, trabajando en todos los campos de la actividad humana. Su, o realmente, nuestra tarea, es ser sensibles al Plan divino y ser impresionados por Éste para presentar las ideas contactadas en meditación al público en general, a los reflexivos hombres y mujeres de buena voluntad en todas partes. Para la publicación de su libro en 2007, llamado Bendito Descontento, el escritor Paul Hawken siguió y documentó decenas de miles de organizaciones sociales y ambientales. Cuando él y su equipo estaban haciendo su trabajo, encontraban más y más grupos, hasta que se dieron cuenta que tal vez había como 2 millones de organizaciones en todo el mundo trabajando por la sostenibilidad ecológica y la justicia social, por valores que mejoran la vida. Lo que él describe es claramente el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo.

Él escribe: “Está disperso y es incipiente y muy independiente. No tiene doctrina o manifiesto, ni autoridad dominante para controlar. Está tomando forma en las aulas, granjas, selvas, pueblos, empresas, desiertos, pescaderías, tugurios y, sí, incluso en los hoteles de lujo de Nueva York. Una de sus características distintivas es que surge como un movimiento humanitario mundial que emerge de abajo arriba...¿Cómo funciona? ¿Qué tan rápido está creciendo? ¿Cómo está conectado?”, y continúa diciendo, “busqué un nombre del movimiento, pero no existe ninguno. ...Pero después de pasar años investigando este fenómeno, he llegado a estas conclusiones: este es el movimiento social más grande en toda la historia humana. Nadie conoce su alcance, y su forma de funcionar es más misteriosa que lo que parece a simple vista. Lo que uno ve es convincente: congregaciones coherentes, orgánicas, auto-organizadas que ocupan a decenas de millones de personas dedicadas al cambio”.

Aunque la mayoría de los grupos descritos por Hawken no describirían su trabajo como una “intensa intención de actuar en bien de la Jerarquía”, son grupos efectivos de servicio que aman a la humanidad y a través del cual fluye “la conciencia del corazón”.

Urano, el regente exotérico de Acuario, trae y encarna la energía del Séptimo Rayo, la energía poderosa que une el espíritu y la materia que la humanidad está comenzando a experimentar y que nos condicionará por un tiempo. El eléctrico Urano es el desorganizador; mezcla las cosas, cambia y altera el statu quo para que continuamente nos veamos obligados a transformarnos, adaptarnos y a evolucionar. Con la intensidad del rayo, no da previo aviso y actúa con energía repentina pero inconfundible, desalojando los viejos patrones mentales para que haya espacio para lo nuevo. Junto a Saturno, regente del primer decanato de Acuario y el planeta del discipulado, se presentan oportunidades en forma de dificultades y crisis, obligando al aspirante a elegir entre el materialismo o el alma, entre quedarse atascado en las viejas formas o abrazar lo nuevo. Urano y el 7o. Rayo no están en términos nada inciertos; derriban la identificación con la forma para que la verdadera vida interior puede ser revelada. “La influencia de Urano, llevada a su lógica conclusión, trae finalmente el consecuente desenvolvimiento espiritual”, (Astrología Esotérica), nos dice la Sabiduría Eterna, y uno puede observar incontables grupos que trabajan con maestros espirituales y todo tipo de enseñanzas apareciendo en todas partes. Las personas tienen hambre de la energía crística, del “agua de vida” y reconocen que la verdadera vida tiene más que ver con la energía espiritual que con los valores materialistas o el dinero. Urano, en última instancia, lleva la energía que se manifiesta como correctas relaciones humanas y buena voluntad.

Alice Bailey dice, “Urano es el planeta cuya característica es la mente científica”. (Los Rayos y las Iniciaciones). Uno de los tres Ashramas que aparecerán primero en forma externa como parte del proceso de exteriorización es el Ashrama de 5º Rayo de Conocimiento Concreto y Ciencia, y la comunidad científica está demostrando algunos aspectos de la enseñanza esotérica. Los estudiantes están familiarizados con las muchas referencias en los escritos de H.P. Blavatsky y Alice Bailey sobre el misterio de la electricidad. En el primer volumen de Psicología Esotérica, Bailey escribe: “Uno de los inminentes y próximos descubrimientos será el poder integrador de la electricidad al producir cohesión en todas las formas y sustentar todas las formas de vida durante el ciclo en que se manifiesta la existencia. También produce la unión de los átomos y de los organismos dentro de las formas, construyendo así lo necesario para expresar el principio vida”.

Estas palabras curiosamente se reflejan en el vigoroso debate actual sobre la naturaleza del universo, que es eléctrica y no basada en la gravedad. Cada vez más científicos están cuestionando la validez de las teorías actuales como el Big Bang, los agujeros negros y la materia oscura y las consideran como elaboradas fabricaciones inventadas para explicar un universo basado en la gravedad. Pero el nuevo paradigma del Universo Eléctrico, que gana impulso constantemente, enfatiza la conectividad eléctrica y postula que ¡los constituyentes celulares de todos los sistemas vivos están eléctricamente conectados! Aún más interesante para los estudiantes esotéricos es el hecho de que el plasma cósmico se considera como un “cuarto estado de la materia” además del sólido, líquido y gaseoso, lo que sugiere que los científicos están cerca de revelar la naturaleza del cuerpo etérico que subyace a toda manifestación física.

Los científicos espaciales saben que todos los objetos en el universo se mueven a través de un mar de plasma cósmico, un medio más o menos gaseoso de partículas eléctricamente cargadas o ionizadas moviéndose libremente. Las corrientes eléctricas en el plasma crean campos magnéticos y aquellas espectaculares emisiones electromagnéticas que ahora podemos ver con los potentes telescopios y sondas espaciales. El universo también contiene pequeñísimas partículas, casi sin masa y sin carga eléctrica que se mueven libremente,llamadas neutrinos, y miles de millones de estas partículas subatómicas pasan por nuestros cuerpos si estamos en contacto directo con el sol. Todos nos movemos en un océano de energía cósmica y somos bombardeados continuamente con las energías del espacio. ¿Podría esta energía cósmica, estas partículas eléctricas, ser susceptible de recargarse con las energías de la buena voluntad y amor a través del poder del pensamiento y la meditación enfocada?

La conexión eléctrica a nuestro sol ahora está establecida a través de un fenómeno conocido como corrientes de Birkeland, llamadas así por su descubridor. Estas corrientes son impulsadas por el viento solar, que es una corriente de plasma cargado liberada de la atmósfera superior del sol. Las corrientes solares que se mueven constantemente a través del sistema solar entran en la atmósfera terrestre e interactúan con ella, produciendo las auroras que vemos en los polos norte y sur. Nuestro planeta está conectado directa y eléctricamente al sol, su fuente de vida. Aquí en el microcosmos, nuestro cuerpo también es un mini universo eléctrico. El plasma sanguíneo, nuestro propio fluido eléctrico interno, lleva la fuerza de la vida y todos los alimentos a todo el cuerpo; limpiando, purificando y sanando a su paso. El corazón bombea energía eléctrica a través del cuerpo reflejando la pulsación rítmica del corazón de nuestro sistema solar, el sol. Literalmente somos un sistema ambulante de chispas ardientes con el potencial para encender el universo con la energía básica de nuestro Sistema Solar, que es de puro amor-sabiduría. La circulación de nuestra propia energía eléctrica vital nos unifica con el cosmos; está dentro de nosotros y nosotros somos parte de ella; no puede haber ninguna separación. Somos reflejos del Hombre Celestial, pequeñas chispas de vida dentro del todo mayor. Como dijo Ralph Waldo Emerson, “Para la mente iluminada todo el mundo resplandece y brilla con luz”.

Acuario, el custodio de la “vida más abundante” llama a la humanidad a entrar en el Gran Servicio y así expresar la verdadera naturaleza del alma, el amor absoluto. Pide que nos elevemos y redimamos en la conciencia del corazón para que sea posible una verdadera conciencia de la unicidad de la vida. Pide que entremos en la conciencia grupal que no conoce ni tiempo ni espacio, límites o distancia. Nos pide que llenemos nuestros cántaros de agua con el amor del Cristo, el agua de la vida, para que todos los corazones a través de la distancia puedan unirse en el Cáliz del servicio. El Agni Yoga nos instruye sobre cómo permanecer en el fuego del amor:

Del libro Corazón: ¿Dónde está entonces ese sentimiento, aquella sustancia con la cual llenamos el Cáliz del Gran Servicio? Reunamos este sentimiento de los mejores tesoros. Nosotros encontraremos sus componentes en el éxtasis religioso, cuando el corazón se estremece ante la Luz Suprema. Encontraremos sus componentes en el sentimiento del corazón amado, cuando resplandezca la lágrima de la renunciación. Lo percibiremos en los logros del héroe cuando el poder sea multiplicado en nombre de la humanidad. Lo encontraremos en la paciencia del jardinero cuando reflexiona sobre el misterio escondido en una semilla. Lo encontraremos en el coraje que atraviesa la oscuridad. Lo encontraremos en la sonrisa del niño cuando es atraído por un rayo de sol. También lo encontraremos en medio de los vuelos que nos conducen al Infinito. La sensación del Gran Servicio es ilimitada; esta debe llenar el corazón, el que por siempre es inextinguible”.

FESTIVAL DE ACUARIO
Nueva York - 3 de Febrero de 2015
Barbara Valocore