Lucis Trust / Escuela Arcana / Doce Festivales... / Aries / Alocución del Festival de Pascua  

Alocución del Festival de Pascua

El texto que sigue fue una alocución dada por un miembro del personal de la Sede Central de Lucis Trust en una de nuestras reuniones públicas. El propósito de estas breves charlas es preparar mentalmente al grupo para el verdadero trabajo a realizar: la meditación grupal. Esta alocución puede ser usada por personas y grupos que deseen colaborar con este servicio.

  La Resurrección y la Vivencia de lo Nuevo  

Bienvenidos a esta meditación de luna llena. La Pascua, que se celebra en el momento de la luna llena de Aries, es el primero de los tres Festivales espirituales. Estos tres festivales constituyen un punto máximo en el flujo anual de las energías que son vertidas a la humanidad en el momento de las 12 lunas llenas. Los festivales que se celebran durante el plenilunio de las lunas llenas de Aries, Tauro y Géminis establecen la nota para el resto del año y marcan el punto máximo de tensión. Simbolizan el hecho de que por ser cada vez más impactados por las energías de Acuario, y movernos más firmemente en esta era, será más evidente la presencia de un espíritu religioso universal–no sólo nos volveremos más respetuosos con las diferencias religiosas, sino que seremos sensibles al hecho de que las diversas religiones a veces dan ideas diferentes, y a veces muy similares, sobre las realidades de los mundos superiores del espíritu y del alma.

De los tres festivales, el primero es un festival cristiano, la Pascua; el segundo, un festival budista, Wesak; mientras que el tercero es conocido por varios nombres, entre ellos el de Festival de la Humanidad y Festival de Buena Voluntad. El espíritu religioso universal de estos 3 Festivales simboliza el hecho de que el Cristo y el Buda, en Pascua y en Wesak, son honrados como dos grandes hermanos espirituales, potentes y vivos en las dimensiones superiores del alma y del espíritu, que trabajan en estrecha cooperación por la elevación y la transformación de la conciencia. En Géminis, el enfoque está en la humanidad misma “dando a luz al alma, y dando sus primeros pasos colectivos en el sendero espiritual”.

¿Podemos, por un momento, imaginar un futuro en el cual el ritmo de la luna llena sea reflejado en la vida espiritual y religiosa de las culturas del mundo? Este es el futuro anunciado en los libros de Alice Bailey. Un espíritu religioso universal verá una armonización de los rituales y ceremonias. No es necesariamente una visión de una determinada religión convirtiéndose en la religión mundial, sino más bien de una sensibilidad común a lo sagrado, celebrada mediante una diversidad de prácticas y formas de adoración, respondiendo a un ritmo universal.

En la actualidad, la tendencia es de un ritmo semanal, con reuniones de personas de diferentes credos en días diferentes. Para algunos el viernes es el día sagrado, para otros es el sábado, y en todo el mundo cristiano, el domingo es el día para ir a la iglesia. Y más allá de este ritmo semanal, cada religión tiene sus propias fiestas especiales, y en diferentes épocas del año la vida religiosa alcanza un punto máximo de intensidad.

La encuesta Pew sobre el Panorama Religioso Mundial, publicado en diciembre de 2012, reveló que más del 80% de la población del mundo se identifica con un grupo religioso: 32%, alrededor de 2,2 billones de personas, se registra en los censos nacionales como cristianos; el 23% (1,6 billones) como musulmanes; 15% (1 billón) Hindúes; 7% (500 millones) budistas; 6% (400 millones) en las religiones tradicionales e indígenas; hasta los grupos religiosos más pequeños como Sikhs, 0.375% (25 millones) y judíos, 2% (14 millones).

¿Quién va a saber lo que traerá el futuro? Pero, imaginen cómo será si los Sikhs y budistas, musulmanes y cristianos, Baha'is y judíos, Jainistas y taoístas se dirigieran a los templos, iglesias y mezquitas para el culto, oración y meditación en los días y las noches de luna llena.

Es razonable que la luna llena deba surgir como un momento universal en que la relación entre los humanos y el cosmos, la tierra y el cielo se mueva hacia el centro de la conciencia de las personas y comunidades en todo el mundo. La luna llena es una presencia en el mundo. No es sólo porque domine el cielo y nos obligue a elevar la mirada, sino que la luz que se refleja de la faz de la luna llega a nuestro entorno inmediato abrazando todo en una suave luminiscencia. ¿Quién podría negar, durante la luna llena, que el cosmos está vivo y que esta vivencia resuena dentro de nosotros?

Aquí hay una paradoja. La presencia dramática de la luna llena es la explicación más obvia de por qué, a través del tiempo, la gente ha observado rituales religiosos en este momento. Sin embargo, como todos sabemos, la luz de la luna es la luz solar reflejada. No se trata de la luna – aunque la luna es lo que vemos. El drama de la luna, dominando el cielo nocturno, refleja el poder del Sol – la fuente de luz. Este es su significado espiritual y la fuente de su poder como símbolo.

Hoy, durante el período de la luna llena de Aries, podríamos ser especialmente conscientes del 32% de cristianos en el mundo para quienes la Pascua es una ocasión de adoración, oración y reflexión. En nuestro trabajo de meditación podemos tratar de ser sensibles a este campo de oración que es tan activo durante la Pascua – y podemos permanecer en solidaridad con los campos más esotéricos del pensamiento cristiano – por ejemplo, los círculos de oración contemplativa, o las plegarias y devociones de comunidades inspiradas por los escritos de Teilhard de Chardin. Y, entonces, el mes que viene podemos hacer un punto de vinculación con la comunidad budista en el mundo en toda su diversidad, por ejemplo, con los grupos de los budistas Theravada unidos con sus colegas del Mahayana, en conmemoración del nacimiento, iluminación y muerte del Buda.

Los estudiantes de los libros de Alice Bailey pueden considerar el Festival de Pascua de este año como algo especial, porque también marca la conclusión de un importante ciclo de actividad caracterizada por las cualidades de emergencia e impacto en la conciencia pública. El Festival de Wesak en mayo, el mes próximo, será el comienzo de un nuevo ciclo donde estas energías de emergencia serán reemplazadas por las energías de consolidación.

Vale la pena tomarse un poco de tiempo para explorar esta idea de los ciclos del nuevo grupo de servidores del mundo. Se les pone muy poca atención en los libros de Alice Bailey; sólo se mencionan una vez en un pasaje del primer volumen de El Discipulado en la Nueva Era. En un mensaje al discípulo identificado en el libro como ‘J.W. K-P’, DK escribe sobre los ciclos de tres años. En 1936, DK escribió a JWK-P que todos los procesos creativos relacionados con la vida y actividades del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo siguen un ciclo de tres años, y que aquellos que buscan facilitar el trabajo del Nuevo Grupo deberían procurar desarrollar sus planes creativos conforme el ciclo trienal del ritmo de creación.

En el primer año del ciclo, la nota clave de cualquier proyecto creativo debe ser de consolidación. DK escribió: “Ponga el énfasis en la actividad del principio que está en manifestación, utilizando lo que aparezca, y con ello tiene que trabajar”. En este sentido la consolidación tiene que ver con la manifestación de las ideas en acciones concretas, con una buena manera de entender lo que se ha de consolidar. La nota clave del segundo año es de expansión: “Procure que surja y se escuche con claridad la cualidad de la nota”. La expansión se relaciona con la cualidad de la nota subyacente en cualquier proyecto particular que esté recibiendo atención e irradiando a través de la forma. Y en el tercer y último año del ciclo (el año espiritual 2013-14, que ahora está llegando a su fin) la clave es lograr un impacto definitivo en la conciencia pública: “Que todos vean detrás de la forma, expresándose por medio de la cualidad, la vivencia y la actividad de la vida que mora internamente”. Así que estamos a punto de finalizar un momento en que la vida detrás de la forma de cualquier proyecto, se revela – emerge para que todos puedan verla.

En otra parte se nos dice que el ciclo de tres años es parte de una serie de ciclos de nueve y de veintisiete años. En el ciclo de nueve años, tres años de consolidación conducen a tres de expansión, seguidos de tres de impacto en la conciencia pública. Y, en el ciclo de veintisiete años, nueve de consolidación conducen a nueve de expansión, seguidos por nueve de impacto en la conciencia pública.

Lo que hace que este Festival de Pascua sea muy especial es que marca el final de un año de impacto en la conciencia pública en los ciclos de 3, de 9 y de 27 años. Los tres ciclos coinciden. Y en el nuevo año que va a comenzar con Wesak, nuevamente comenzarán otra vez los tres ciclos, coincidiendo en un enfoque en la consolidación. La última vez que hubo una sincronía en los tres ciclos fue en 2001 – y la próxima vez que va a pasar, luego de 2014, será en 2027.

Así que en este festival de Pascua podemos estar pensando en la vida de los proyectos creativos dedicados al servicio mundial, alcanzando un crescendo de impacto en la conciencia pública. Afirmemos que la vivencia y la vitalidad del trabajo previsto por el maestro DK avanzó en su expresión durante este último año. ¿Puede esta realidad viviente de las energías impactar en la conciencia pública de una manera que no había sido posible antes?

Hagamos una pausa por un momento y digamos juntos el Recogimiento del Mediodía, imaginando que somos un grupo de guerreros espirituales – reunidos en cónclave, con representantes de todas las culturas y pueblos, de todas las religiones y espiritualidades, en nuestra tarea de apoyar las oportunidades ocultas y esotéricas del festival de Aries.

Conozco, oh Señor de Vida y Amor, la necesidad.
Conmueve nuevamente con amor mi corazón,
para que también yo pueda amar y dar.

A nivel externo sabemos que Aries es el tiempo de la Pascua y también en la tradición judía. Aparte de todo, un gran número de personas está pensando profundamente en un sentido mitológico y cosmológico en este momento. Cada año, en Aries, el campo de la conciencia humana está más enfocado en lo divino y lo sagrado que en cualquier otro momento. Al construir la imagen de un grupo de guerreros espirituales, reunidos en cónclave – nos podemos ubicar dentro de esta orientación religiosa y devocional – viéndolo como una expresión de un clamor humano fundamental por lo divino y como un anhelo de relación: un anhelo de relación con el misterio en el corazón de nuestro ser; un anhelo de relación con el más santo de los santos que sentimos en nuestro interior.

Además de sentir este espíritu de anhelo en el corazón humano, que el grupo de guerreros espirituales preste atención a los puntos de oportunidad y de crisis en el mundo. Consideren el sufrimiento humano en Siria; la vulnerabilidad de la situación en la pequeña frontera de la nación de Ucrania, estrechamente ligada como lo está con el destino de los pueblos de Rusia; en las fuerzas nacionalistas y xenófobas arrasando el gran pueblo de Rusia, distrayéndolos momentáneamente de su camino hacia Acuario. Y consideren la visión de las futuras posibilidades que se están explorando en las Naciones Unidas, a medida que continúan las negociaciones globales para el diseño de un nuevo conjunto de Objetivos de Desarrollo Sostenible. Algunos de ustedes habrán visto la entrevista reciente con Gordon Brown, Asesor Especial de las Naciones Unidas para la Educación, en el PBS Newshour, en el cual describió el trabajo de la Campaña de Cuenta Regresiva para la Educación Global – con el objetivo de garantizar que los 57 millones de niños que no van a la escuela puedan asistir a ella a finales de 2015.

A medida que observamos las oportunidades y las crisis del mundo desde la perspectiva del alma y del ashrama, vemos como se ejercita el músculo del corazón grupal. Los pétalos del chakra del corazón del grupo se estremecen a medida que las ocultas fuerzas superiores del amor fluyen a través y hacia el mundo, y la humanidad y la Jerarquía entran en un alineamiento transitorio.

Este enfoque en lo que está pasando en el reino humano es la base y terreno para nuestro trabajo grupal unido de aprender a servir al Plan mediante la meditación.

El mundo del tiempo y del espacio, el mundo en el cual vivimos nuestras vidas como personalidades separadas, está en proceso, a través de eones de tiempo, de convertirse en sagrado. Esta es la gran trayectoria macrocósmica de la evolución. Consideren la idea de la Tierra en el proceso de convertirse en un planeta sagrado: la Tierra, con la humanidad y todas las expresiones de la vida, como un lugar de luz en el universo; la Tierra como un planeta con un reflejo inherente, atemporal y natural de belleza, bondad y verdad irradiando a través de todo el universo.

¿Cuál es nuestro papel como especie en este proceso? Como seres humanos estamos aprendiendo a ser los agentes primarios de la creatividad – expresando nuestra divinidad con un cuidado natural y espontáneo por el bien de todos, expresando nuestra divinidad en multitud de formas a través de nuestra condición humana–. Esto es en lo que nos estamos convirtiendo; es lo que estamos aprendiendo, de lo que trata nuestro aprendizaje, y es la esencia del desarrollo humano. La visión de un mundo exterior irradiando frecuencias armónicas de bondad, verdad y belleza sólo tiene sentido si ampliamos nuestro sentido del tiempo a los ciclos de muchas vidas – vidas durante las cuales se nutren pequeñas joyas de bondad a nivel celular–. A través de los milenios nuestra creatividad da a luz elementales cadenas de ADN que, a través del tiempo, proporcionan memoria celular y el código para que la humanidad futura se exprese naturalmente a través de manifestaciones frescas y únicas de belleza, bondad y verdad. Siempre habrá desafíos, siempre habrá crecimiento mediante la fricción de la luz y la oscuridad; aún así, la nota básica, la frecuencia armónica conjunta de la espiral dinámica a todos los niveles de existencia, está aumentando a medida que cada meme (cada unidad celular de cultura), de un paso hacia el siguiente peldaño evolutivo de esa escalera de la visión de Jacob que se hizo tan famosa en la historia.

Este proceso evolutivo es históricamente mensurable de muchas maneras a medida que economistas, sociólogos, psicólogos, y ambientalistas trazan el desarrollo de la conciencia tribal de una comunidad humana global responsable en correcta relación con la Tierra, el Alma y el Espíritu.

En el continuo de la conciencia, el alma es a la vez personal – donde cada uno de nosotros, cada uno de los 6 billones de seres humanos vivos del planeta, es una expresión del trabajo de un alma encarnada, de un ángel solar – y el alma es comunal: la comunidad mayor del Alma Una, donde encontramos nuestro hogar espiritual, y donde también encontramos nuestros Antepasados y Maestros que pasaron a través de las lecciones de la encarnación humana para convertirse en Guías y Maestros de Sabiduría y Compasión, encargados, entre otras cosas, de cuidar el proceso evolutivo que se lleva a cabo en los mundos exteriores de la encarnación.

En los escritos de Bailey hay mucho material sobre el significado de Aries como el Festival del Cristo Resucitado. Nuestra atención se dirige a las Fuerzas de Restauración y a una Entidad angélica que, en 1945, cuando los pueblos del mundo estaban deprimidos y agotados después del final de la guerra, surgió ‘trayendo la curación en Sus alas’. Esta Entidad espiritual viviente, conocido como el Espíritu de Resurrección, irradió la conciencia y los campos de energía sutil de la comunidad humana con la ‘vida de resurrección’. Se nos dice que a medida que las personas de buena voluntad comiencen a pensar con claridad sobre el futuro, exigiendo estructuras sociales y leyes centradas en los derechos humanos y en el reconocimiento de la unicidad de la vida – a medida que la voluntad al Bien comience a encontrar expresión – entonces esta energía de resurrección se derramará en su plenitud.

En este festival de Aries 2014, cabe anotar exactamente cómo describe El Tibetano los efectos curativos de la afluencia de esta energía de Resurrección. Imaginen lo que un flujo de energía procedente de ese Ser traería a la comunidad humana – Imagínense esto como el viento a espaldas de los visionarios que luchan para lograr el mejor conjunto posible de Objetivos de Desarrollo Sostenible para el mundo post-2015 – y toda la multitud de movimientos ciudadanos en nuestros entornos locales y nacionales. Imaginen todos estos movimientos y líderes que representan el surgimiento de la voluntad dentro de la humanidad. Y en respuesta a esta voluntademergente y a las fuerzas de oposición luchando para mantener las antiguas visiones de Piscis, imaginen al Espíritu de Resurrección permaneciendo, con la curación en Sus alas, vertiendo una oleada de resurrección a través de la comunidad humana. Esto es lo que escribe DK sobre el efecto de estas energías:

Esta Entidad espiritual viviente, actuando temporalmente bajo la dirección del Cristo, dará vivencia a los objetivos [personas] espirituales de los hombres y vida a sus proyectos. Engendrará nuevamente la vitalidad necesaria para complementar las tendencias de la nueva era y guiará a la humanidad fuera de la oscura caverna de la muerte, del aislamiento y del egoísmo, hacia la luz de un nuevo día. (Exteriorización de la Jerarquía, p. 393. Ed. Sirio)

Vivencia a nuestros objetivos espirituales... vida a nuestros proyectos... la vitalidad necesaria para implementar las tendencias de la Nueva Era. Esto nos da una aproximación de la crisis actual. En meditación y en nuestros pensamientos sobre la multitud de problemas que enfrentan los pueblos en todas partes del mundo, mientras se toman las decisiones económicas y políticas, podemos buscar esta vivencia de lo Nuevo, sentirlo en nuestro corazón y también intuitivamente en nuestra mente, podemos estar prestando atención al surgimiento de lo nuevo y atención a su vitalidad dentro de nosotros mismos, así como en nuestros vecindarios y comunidades.

Voluntad y creatividad en todos los ámbitos de la vida, de la participación ciudadana, son los temas en los que podemos notar la vitalidad y la vivencia del Espíritu de Resurrección expresándose ahora.

Nuestra nota clave para la meditación nos da un indicio de la importancia de prestar atención plena, de ser conscientes de la presencia ahora del Espíritu de Resurrección vivo. La nota clave es: Surjo y desde el plano de la mente rijo. En la meditación, percibamos con cuidado la vivencia de los objetivos espirituales de nuestro tiempo – y reflexionemos sobre la manera de planificar para que el futuro (en nuestra propia vida, así como en nuestras comunidades y naciones) pueda reflejar y esté reflejando estos objetivos espirituales.

Pascua – Aries.
Nueva York - Abril de 2014

Steve Nation