Lucis Trust / Escuela Arcana / Doce Festivales... / Aries / Alocución del Festival de Pascua  

Alocución del Festival de Pascua

El texto que sigue fue una alocución dada por un miembro del personal de la Sede Central de Lucis Trust en una de nuestras reuniones públicas. El propósito de estas breves charlas es preparar mentalmente al grupo para el verdadero trabajo a realizar: la meditación grupal. Esta alocución puede ser usada por personas y grupos que deseen colaborar con este servicio.

FESTIVAL DE PASCUA - PLENILUNIO DE ARIES
Ginebra, 27 de Marzo 2013
La hora exacta es 9h 28 GMT

Queridos amigos, bienvenidos hoy estamos reunidos celebrando el Festival de Pascua, plenilunio de Aries, la Luna en si misma no ejerce ninguna influencia sobre el trabajo, pero la órbita totalmente iluminada de la Luna indica un alineamiento libre y sin impedimentos entre nuestro planeta y el Sol. El Sol es la fuente de toda energía, física, egoica y espiritual, así que son momentos especiales para realizar un acercamiento a la divinidad, al centro de vida, de amor e inteligencia. A través del trabajo de meditación, firme y continuo, de numerosos individuos y grupos en todas las partes del mundo estos Festivales efectúan un anclaje subjetivo en la conciencia de la humanidad. Energías que normalmente no se encuentran disponibles pueden percibirse, captarse y utilizarse durante el plenilunio, siempre que el contacto se lleve a cabo en formación grupal y es más una cuestión de conciencia que no necesariamente de encuentro físico, así se enriquece y vitaliza el individuo, el grupo y la humanidad.

Con este festival iniciamos el ‘intervalo superior’ del ciclo anual y que de forma física en la naturaleza se manifiesta con el inicio de la primavera, este punto culminante anual esta formado por los Tres grandes Festivales Espirituales, Pascua luna llena de Aries, Wesak luna llena de Tauro y Buena Voluntad o día mundial de la Gran Invocación luna llena de Géminis; estos construyen y establecen en la conciencia humana los “aspectos divinos” o cualidades energéticas reflejadas por la Trinidad, “La Voluntad o Propósito”, “El Amor-Sabiduría” y “La Luz o Inteligencia Activa”; mientras que los nueve festivales menores representan los atributos divinos en la conciencia humana, desarrollados a
través del tercer aspecto, La Inteligencia Activa.

Estos Tres Festivales Mayores conducen a un prolongado esfuerzo espiritual anual, y que afecta al resto del año y a los nueve Festivales menores. A través de Aries el primer Rayo de Voluntad o Poder llega a nuestra estructura planetaria; las energías disponibles son la resurrección, la renovación, la restauración y el renacimiento, el uso de estas energías de forma consciente y en los diferentes aspectos de la vida permite poder colaborar en la construcción de un nuevo orden mundial.

Unámonos a otros grupos que al igual que nosotros meditan hoy y alineándonos con estas energías de la Voluntad Divina, guardemos unos instantes de silencio y luego digamos juntos el Mantram del Discípulo.

 

Soy un punto de luz dentro de una luz mayor
Soy una corriente de energía amorosa dentro de la corriente de Amor divino
Soy un punto de fuego de sacrifico enfocado dentro de la ardiente Voluntad de Dios
Y así permanezco.

-

Soy un camino por el cual los hombres pueden llegar a la realización
Soy una fuente de fuerza que les permite permanecer
Soy un haz de luz que ilumina su camino
Y así permanezco

-

Y permaneciendo así, giro
Y huello el camino de los hombres
Y conozco los caminos de Dios
Y así permanezco

-

OM

 

Aries es el lugar del nacimiento de las Ideas Divinas rige los comienzos y la creación, es donde se da el primer paso hacia la encarnación, y también donde se da el primer paso hacia el Alma. Rige la cabeza, por lo tanto es el signo de la mente, del pensador, es un poderoso signo mental y creador, ya que todos los principios se originan en el plano de la mente y en la mente del creador, sea este Dios, el alma, o el ser humano. Este universo tuvo su origen en la mente de Dios, el Pensador Cósmico. El ser humano se diferencio del resto de animales, cuando surgió la mente y se individualizo, así el aspirante empieza su trabajo verdaderamente esotérico cuando fruto del contacto con su alma se convierte en pensador y con pleno conocimiento procede a actuar como el árbitro de su propio destino. Cósmicamente hablando es el signo de la creación y en este signo la gran rueda empieza su vuelta cíclica de re-orientación y de renovado esfuerzo auto-consciente, es el primer paso hacia el sendero de retorno y de traslación.

En Aries empieza el sendero en el cual se toma la forma y se la domina, empieza la vida del desarrollo interior y la dominación del alma sobre la forma, por lo tanto deja de satisfacer al aspecto inferior y del deseo que nutre la dualidad para encontrar la necesidad del aspecto superior, empieza a responder a los impulsos que vienen del mundo del alma. Así el caminante a medida que se polariza en la mente superior produce en su vida reorganización y reorientación interior dirigiéndose hacia la esencia de la vida y los valores esenciales, su focalización e interés pasa de una perspectiva individualista y personal para coger una dimensión y perspectiva más amplia y elevada, orientándose hacia una conciencia inclusiva y grupal.

Tres impulsos sobresalientes caracterizan a Aries: El impulso de “Empezar” de tomar forma, encarnarse y experimentar en la materia. El impulso de “Crear” para desarrollar plenamente a través de la forma. Y más tarde se convierte en el impulso de la “Resurrección” es en este signo donde se siente el impulso de liberarse de la forma y encontrar la libertad como hijo de Dios. Aries es uno de los brazos de la Cruz Cardinal que es la cruz del Cristo Resucitado, representa la cruz de la iniciación y de los comienzos, “el comienzo del interminable Camino de la Revelación”, y que proporcionó el impulso y la energía para inaugurar la era cristina; para iniciar, la “era del Amor” a través de Cristo, y es solo ahora que está empezando a tomar forma. Es en este mismo sentido que nos proporciona la energía para el pleno desarrollo de nuestro centro de amor, el centro cardiaco, nuestra conexión con la divinidad, con nuestro Ser crístico.

El plenilunio de Aries más conocido entre los cristianos y Occidente como el Festival de Pascua, pero en realidad es un festival y evento planetario, esta gran entidad Cristo el instructor de la humanidad en la cabeza de la Jerarquía espiritual del planeta, nos mostró la inmortalidad, la continuidad de la vida, que la vida física es una etapa más en el sendero de la vida, nos hablo y enseño sobre nuestra capacidad de podernos alinear con nuestro ser crístico, nuestra conexión con la divinidad y vivir como hijos de Dios. Así profundizando en el camino hacia la transformación la que nos conduce hacia una vida plena, nos permite encontrar un sentido más vivo y verdadero de las palabras de Cristo “Yo Soy el Camino, la Verdad y la Vida”, ya que es a través del camino interior, del sendero crístico que se construye y se encuentra el hilo conductor hacia el camino verdadero de la Vida Una.

Hércules en esta prueba captura las yeguas devoradoras de hombres, que simbolizan la parte femenina que gesta y crea la actividad intelectual, tan claramente vivida por el aspirante ya que la mente concreta orientada hacia la personalidad y la materia, es creadora de formas mentales que nutren la critica, las falsas ideas y los errados conceptos humanos. Así se enfrenta en traspasar esta barrera que ha creado de espejismo e ilusión y que no le permite ir más allá; para orientarse hacia la mente superior, la mente iluminada donde abre y permite la afluencia de nuevas energías de pensamiento, que permiten aportar pensamientos e ideas para crear avance, calidad y bienestar en el vivir cotidiano del ser humano.

En esta prueba, Hércules habiendo capturado las yeguas madres del pensamiento, devoradoras de hombres, y que engendraban caballos guerreros a través de pensamientos equivocados, palabras e ideas erróneas devastando la comarca; en realidad es una de las lecciones que debe aprender el principiante que es el tremendo poder que mentalmente maneja, la cantidad de daño que puede llegar a causar a través de sus pensamientos a los otros seres y a su medio ambiente, la ilustración de ello es que ya capturadas las yeguas subestima el valor de yo personal, así que las deja en manos de su amigo “Abderis” símbolo del yo personal inferior, pero este es débil, y los pensamientos devastadores y descontrolados volvieron a coger fuerza y volvieron a matar, es la prueba que es desde el mental superior que hay que orientarse para gobernar y controlar, para dar nacimiento a ideas y conceptos que tienen su origen en el reino del alma por lo tanto fertilizadas desde el reino espiritual. Estas reflexiones nos pueden aportar más claridad sobre el significado de la nota clave para el iniciado en Aries “ Surjo y desde el plano de la mente rijo”.

Como planteamiento práctico, para reflexionar y analizar que cambios internos podemos realizar cada uno de nosotros para hacer el aporte necesario y dejar morir las antiguas estructuras erróneas de la personalidad y focalizarse en la resurrección hacia la vida del alma, dando paso a los pensamientos elevados que cada uno en nuestra medida y capacidades, puede aportar, si cogemos las reflexiones de Trabajos de Hércules(pág. 18) nos dice que “ Cualquier aspirante a Hércules puede fácilmente probar que posee estas devastadoras yeguas madres, si por un día entero pone cuidadosa atención a sus pensamientos y a las palabras que habla, que son siempre el resultado del pensamiento. El descubrirá rápidamente que el egoísmo, la falta de bondad, el amor a la murmuración y la crítica, constituyen una gran parte del contenido de su pensamiento y que las yeguas madres de su mente están constantemente siendo fertilizadas por el egoísmo y la ilusión. Estas yeguas madres, en lugar de dar nacimiento a ideas y conceptos que tienen su origen en el reino del alma, y en vez de ser fertilizadas desde el reino espiritual, ellas se vuelven los padres del error, la falsedad y la crueldad, las que tienen su origen en el aspecto inferior de la naturaleza del hombre” .

Así debemos estar focalizados y atentos para manifestar en nuestras vidas lo bueno, lo bello y lo verdadero, ya que el acento esta puesto en la resurrección, es decir dejar morir aspectos, conceptos, ideas y formas de vida que posiblemente han sido validos hasta el momento, pero que ahora ya no sirven más y hay que encontrar el significado real que nos permitió caminar y evolucionar con ellas, para dejarlas y resurgir con la experiencia y el valor que nos han aportado para caminar hacia una visión más amplia desde el plano del alma y del espíritu. En realidad es una transformación evolutiva hacia una vida más amplia y por lo tanto superior. Aries es un signo de fuego, así el caminante en la encarnación se somete a un proceso purificador donde por medio del fuego menor de la mente las “ selvas de la experiencia son incendiadas y disueltas en llamas; entonces aparece claramente el Sendero y se logra la visión sin obstrucciones”. ( Astrología Esoterica pág. 95).

La vivacidad espiritual, de transformación y de vivir creador para llevar una vida más abundante son cualidades presentes y destacadas durante este festival, lo que permite la orientación para producir ciertos resultados tangibles y exteriorizados en el plano físico, tales como la necesidad interior de vivir juntos cooperando que ya existe y se encuentra sometida a estimulación lo que lleva a establecer correctas relaciones humanas; la voluntad de conocer y pensar de forma correcta y creativa que es el primer paso constructor hacia la sabiduría, la voluntad de actuar y organizarse hacia un proceso constructivo y para el bien común. Estas capacidades unidas a las fuerzas de reconstrucción, renovación y reorientación permitirán encontrar el verdadero sentido de la resurrección y por lo tanto a la trasformación del ser humano, lo que pondrá claramente de relieve la inmortalidad.

Observando a la “Humanidad Una” como el “Aspirante Mundial” y del cual formamos parte, poniéndonos delante de los difíciles acontecimientos que estamos atravesando tales como hambrunas, guerras, abusos de poder, violaciones de los derechos humanos y un largo ect……, en definitiva son grandes crisis que nos muestran los grandes cambios, metas y oportunidades que estamos preparados y que debemos realizar. Nos damos cuenta que nos encontramos delante de una gran necesidad de reorientar nuestra energía y nuestros esfuerzos para conseguir dejar ese materialismo basado en la individualidad egoísta y que nos mantiene atados; para polarizarnos y basarnos en una vida orientada hacia la vida del alma que en definitiva es la vida que tiene en cuenta a todos los individuos desde su parte más elevada por lo tanto respeta los valores y libertades de cada uno, lo que hace posible ofrecernos una vida de respecto mutuo, de libertad, dignidad y de progreso conduciéndonos a una vida de cooperación mutua y de conciencia grupal.

Con estas reflexiones, desde el silencio y con nuestra conciencia abierta y alineada hacia la oportunidad espiritual, es momento de unirnos subjetivamente y realizar la meditación ‘dejar penetrar la luz’, empleando la nota clave de Aries “Surjo y desde el plano de la mente rijo”.

FESTIVAL DE PASCUA
GINEBRA – 2013