Lucis Trust / Escuela Arcana / Doce Festivales... / Sagitario / Alocución del Festival de Sagitario  

Alocución del Festival de Sagitario

El texto presentado a continuación es una alocución dada por un miembro de la sede de Lucis Trust en una de nuestras reuniones públicas. El propósito de estas breves charlas es preparar y sembrar la mente grupal para el verdadero trabajo que ha de ser realizado -la meditación grupal. Esta charla puede ser usada por individuos o grupos que deseen cooperar con este servicio.

El Espíritu de la Verdad y lo Correcto
Christine Morgan

Buenas noches amigos. Bienvenidos a la reunión de la luna llena de Sagitario y también bienvenidos todos aquellos que pudieron unirse a nosotros a través de BlogTalk radio esta noche.

Sagitario abarca la búsqueda del Espíritu de la Verdad y lo Correcto; “la suma de toda la verdad que surge de la revelación individual”. Esta búsqueda de la verdad puede ser solitaria y, cuando llega, puede ser incómoda y liberadora al mismo tiempo.

Cuando empecé a escribir esta charla nos llegó la noticia del fallecimiento de Nelson Mandela, un ser cuya vida estuvo marcada por la defensa de la verdad y lo correcto, una vida de soledad forzada y de multitudes; la primera empoderó los cambios necesarios a favor de estas últimas. En un momento en que todos hemos sido inundados con las noticias y memorias de su vida en prisión y de su posterior libertad, es importante reflexionar un poco sobre su contribución. Según los registros del momento de su nacimiento, Mandela tenía a Sagitario como su ascendente, y el hecho de que también muriera en este signo, hacen que las palabras más citadas que se le atribuyen a él, el Largo Camino hacia la Libertad, tengan una significación mayor pues transmiten muy bien la nota clave del discípulo en Sagitario : Veo la meta. Alcanzo a esa meta. Y luego veo otra.

He caminado el largo camino hacia la libertad.
He intentado no vacilar; he cometido errores
a lo largo del camino. Pero he descubierto el secreto de que
después de escalar una gran colina, uno solo encuentra que hay
muchas colinas más que subir. He tomado aquí un momento para
descansar, para robar una vista del glorioso panorama que me rodea,
he venido para volver la vista atrás, a la distancia. Pero sólo puedo
descansar por un momento, porque con la libertad vienen las responsabilidades,
Y no me atrevo a demorarme, porque mi largo camino no ha terminado.

La nota clave de Sagitario brilla a través de esta declaración, porque cada colina escalada revela otra meta. Sagitario puede traer intervalos de aparente descanso en el camino, donde el discípulo reúne nuevamente sus fuerzas después de la batalla en Escorpio, antes de ascender a la cima de la montaña de la iniciación en Capricornio. Siempre hay una colina que subir y gracias a Dios por eso, ya que el espíritu siempre avanza. Sagitario es el lugar donde se reconocen los logros pasados y se planifica el próximo ascenso que ha de ser superado.

Esto nos da una idea completa de la visión, y fue la visión de Mandela lo que le mantuvo en el camino de la verdad y la libertad sin importar lo que apareciera en el camino– él tenía una predisposición para enfrentar la verdad y para universalizar lo que había en su corazón, sus temores y esperanzas, sabiendo que ellos son compartidos por toda la humanidad, independientemente de su raza. Esto fue algo que sin duda se aclaró para él durante sus largos años en prisión. Comenzó como un joven enfadado; comprensiblemente estaba lleno con un sentido de la injusticia, pero sometió esas emociones a los fuegos de su corazón y las templó para alcanzar su meta de la justicia. Su búsqueda de la verdad no se satisfizo con una mera aguda percepción de los hechos; era necesario que él viviera lo más auténticamente posible – vivir como un alma, como un verdadero ser humano. Esto es vivir ejemplarmente, aliviando la carga del futuro para otros, no con falsas promesas políticas o medidas oportunas a corto plazo, sino dando una vuelta completa a las cosas y haciendo lo que es correcto y, a menudo, hacerlo en formas completamente inesperadas.

El Apartheid o separatismo sólo podría ser contrarrestado por una fuerza superior, por una verdad que emanara de un lugar de unidad y de razón. Cuando al fin salió de la prisión, con una multitud jubilosa y sabiendo que la nación estaba en el filo de la navaja, Mandela se embarcó en su camino de perdón para alcanzar su objetivo de hacer lo que era correcto para la nación. Recuerdo que en ese momento hizo lo que se consideraba una acción muy impactante al invitar a las esposas de los miembros del Partido Nacionalista MP a una fiesta de té, y de ese modo los desarmó y conquistó totalmente. Ese fue sólo un pequeño acto dentro de una serie de identificaciones que hizo con gente de todos los colores, sin importar su pasado. Tal vez podríamos decir que, en su búsqueda por un bien mayor, era un ejemplo viviente de la afirmación: “olvidando las cosas del pasado, me esforzaré hacia mis posibilidades espirituales más elevadas”. Su esfuerzo iba dirigido a lasposibilidades más elevadas de las personas. Podemos tomar algunos momentos para reflexionar y luego decir juntos el recordatorio del mediodía:

Conozco, oh Señor de Vida y Amor, la necesidad.
Conmueve nuevamente con amor mi corazón
para que también yo pueda amar y dar.
OM

Mandela dijo algo de gran importancia para un hombre cuyo signo solar era Cáncer (lo que le hacía sensible a las masas) y cuyo signo ascendente de Sagitario le presentó la batalla por la verdad y lo correcto. La visión de la verdad para él era simple justicia y la corrección de un gran mal. Él escribió:

“No tuve ninguna epifanía, ninguna revelación singular, ningún momento de la verdad, sino una acumulación constante de mil desaires, mil indignidades y mil momentos sin recuerdos que me producían rabia, rebeldía y un deseo de luchar contra el sistema que aprisionaba a mi gente. No hubo ningún día en particular en el cual me dijera: ‘De ahora en adelante me dedicaré a la liberación de mi pueblo’ sino que, simplemente, me encontré haciéndolo, y no podía hacer otra cosa”.

Esta es una ilustración del servidor que sin compromiso responde a la necesidad que lo rodea. No había ninguna señal de Dios llamándolo a su destino, ni registro de una sola visión; pero con humildad, subjetivamente respondió a una visión inmensa. Esta visión interna motivadora fue lo que lo impulsó hacia adelante, pero su compasión estaba absorta en la difícil situación de las personas que lo rodeaban, y en los “planos de la tierra” trabajó en su meta preparando el camino hacia delante.

Una parte importante de la vida de Mandela fue de reflexión, soledad e inactividad física. Él simboliza el hecho de que la meditación verdadera sirve para liberar la conciencia de las barreras al amor y a las relaciones correctas que ha erigido la personalidad. De la misma manera, cada persona debe aceptar plenamente la Verdad del Yo en todos los otros Yoes antes de poder amar plenamente y libre de condicionamientos éticos, sociales y culturales. Los veintisiete años de prisión de Mandela plantean un punto simbólico interesante acerca de un signo de intervalo como es Sagitario, pero no necesariamente indica inactividad espiritual. En el caso de Mandela fue un período de transformación que lo vio surgir con un renovado y aún más abarcador sentido de identificación con la totalidad, el que rompería muchas barreras en los corazones y las mentes de las personas de todo el mundo. Como dijo la activista de derechos humanos birmana, Aung San Suu Kyi, era un gran hombre que “elevó el estándar de la humanidad”.

Ayudando a prepararse para una humanidad nueva y mejor, cada discípulo acepta y sube a la Cruz a fin de que la verdad se grabe en la sustancia del alma de la era venidera. La verdad y la falsedad nos están afectando en cada momento de nuestras vidas, y nuestra tarea es la de discriminar entre ellas para no hacer eco de los sentimientos de aquellos que no ven sino su propia verdad. Por un lado, ampliar nuestras perspectivas de la verdad es una enorme tarea; mientras que por otro debemos seguir un camino cada vez más estrecho hacia la cima de la montaña. La estrechez del camino es una reminiscencia de la flecha única de la aspiración ardiente y la intención enfocada que proporciona el ímpetu. Podemos caer aquí y allá, a no ser que el enfoque sea seguro y firme y sin distracciones en el camino. Pero si perseveramos en el camino de la verdad, en algún momento del trayecto Sagitario nos lleva directamente a la puerta de la iniciación y entrada iluminada al quinto reino – la Jerarquía espiritual.

Un indicio útil que apunta hacia esta entrada en el quinto reino de la naturaleza se da en la relación entre Sagitario y su polo opuesto, Géminis: cuando las fuerzas duales de los hermanos cósmicos (Géminis) se convierten en la energía del uno que cabalga hacia la luz (Sagitario), entonces el cuarto se convierte en el quinto. La humanidad, el enlace, se convierte en la Jerarquía que otorga todo lo bueno. Entonces se regocijan todos los Hijos de Dios. Este pensamiento inspirador nos recuerda que, cuando el poder del pensamiento se utiliza consistentemente para el bien común, se eleva hacia la intuición.

La flecha es la dirección del pensamiento, guiada por la intuición. Cuando la capacidad de orientación sensible se desarrolla correctamente, se convierte, en las primeras etapas, en un esfuerzo por identificar toda la actividad del alma y la personalidad con el Plan de Dios u orientación ordenada del pensamiento de Dios: “no existe verdadera orientación que no sea la del pensamiento y… pensamiento es poder”. Se nos ha pedido reflexionar sobre esta declaración del Tibetano porque no podemos lograr ninguna comprensión real de la dirección del Plan de Dios a menos que trabajemos conscientemente con nuestras propias vidas, sometiéndolas a la mente discriminativa y a la dirección mental.

Hemos reflexionado en nuestro seminario deBuena Voluntad sobre el poder de la dirección mental y en el hecho de que la energía sigue al pensamiento, y trabajamos para profundizar nuestra comprensión del pensamiento como un poder. Buena Voluntad Mundial trabaja con la simple idea de movilizar la energía de buena voluntad para superar la separación que es el mal mayor y causa de todos los males del mundo. Como se señaló, tal vez debido a una excesiva familiaridad con el término, la buena voluntad puede parecer como un sentimiento cálido y bien intencionado, pero carente de dinamismo esencial. Sin embargo, si tomamos las dos palabras por separado, unimos la fuerza de voluntad y la fuerza para el bien – la voluntad al bien. Esencialmente, la voluntad es la fuerza impulsora detrás de todo acto creativo, desde la Voluntad divina de la cual emanan los universos, estrellas y planetas en consonancia con el Propósito divino, hasta su reflejo distante y relativamente débil en el ser humano que se esfuerza hacia varias metas y logros en la vida según sus deseos, sean elevados o bajos. En definitiva, la Voluntad es un impulso que lleva la conciencia adelante hacia un objetivo previsto.

Si la voluntad es la esencia de toda la verdadera creatividad, tiene sentido que cada uno de nosotros alinee su pequeña voluntad individual con la voluntad mayor y contribuya al impulso global de la conciencia hacia la verdad, la belleza y la bondad. Vemos muchas personas y grupos alrededor del mundo formando parte de esta buena voluntad creativa – tanta gente inspiradora de buena voluntad, muchas organizaciones no gubernamentales, organizaciones benéficas y movimientos filantrópicos. Todas sus actividades son expresiones exteriores de la energía de la buena voluntad – de energía espiritual, en actividad útil y dirigida.

La energía sigue al pensamiento – una maravillosa y sucinta ley que transforma la vida, sobre la cual debemos reflexionar. El progreso humano se erige sobre poderosos patrones de pensamiento que condicionan y mantienen unidas a las sociedades durante un tiempo, para luego dar paso a otras ideas. El papel de la buena voluntad es cuidar de que nazcan nuevas ideas y que ellas sean inspiradas en el mayor bien de la totalidad y orientadas hacia la unidad. El poder del pensamiento grupal es inmenso y fortalece el trabajo del nuevo grupo de servidores del mundo y de esas figuras destacadas como Mandela cuyo destino es asestar un golpe externo a las fuerzas del separatismo.

Y Mandela asestó un golpe importante a las fuerzas de separación que impedían la integración de una nación a través de un mecanismo social. Sudáfrica era engañada por un patrón mental que limitaba y confinaba su pensamiento a una sola idea o ideal a expensas de todo lo demás. El ideal de desarrollo separado condujo al reforzamiento sádico y a una gran crueldad. Demostró una ceguera a la verdad de que todos los hombres y mujeres son inherente o divinamente iguales, basada en la gran Ley del Amor. Este engaño y espejismo ata, limita y confina al hombre. En el caso de Sudáfrica, el país entero fue aprisionado por el pensamiento erróneo y la acción resultante de sus dirigentes. Afortunadamente, el pensamiento erróneo que condujo al racismo socialmente institucionalizado y dirigido, ahora se considera en gran medida como algo intrínsecamente malo. Aún así, la discriminación racial y de las minorías continúa incluso en sociedades democráticas y supuestamente libres.

Esotéricamente, todas las ideas que ayudan a orientar la vida humana y la civilización emanan de las grandes Vidas que en Sí Mismas expresan una idea divina. El papel de los pensadores de la raza es captar esas ideas y hacerlas propias y de esta manera ayudar al progreso de la humanidad. De los tres Señores de la Liberación, se dice que uno de Ellos está más cerca de la Tierra y de la humanidad y que “pueden llegar a Él aquellos que comprenden la naturaleza de la libertad y, por encima de todas las cosas, desean ser libres y ver también liberados a todos los pueblos oprimidos y esclavizados del mundo”. Sin duda en los últimos años hemos hemos visto la verdad de la declaración de que “la libertad de la humanidad y la libre aplicación de su poder para ejercer su autodeterminación (un aspecto de la libertad) se ha convertido en el más caro ideal y el mejor pensamiento de los pensadores de todas las naciones”.

Sin embargo, el separatismo que las personas albergan en sus mentes a menudo pueden ser mucho más sutiles y difíciles de discernir, y superar la herejía de la separación” no es ninguna empresa pequeña, porque sabemos que “el momento en que un hombre divide su vida en triplicidades (como inevitablemente lo hace cuando se ocupa de los pares de opuestos y se identifica con uno de ellos) sucumbe al espejismo de la separación”. Curiosamente, se nos dice que “el secreto del espejismo mundial se halla oculto en el concepto de que esta triple diferenciación vela el secreto de la creación. Dios Mismo ha producido los pares de opuestos – espíritu y materia – y también el camino medio, el de la conciencia o aspecto alma”.

Afortunadamente, al final no hay escapatoria de la verdad, porque las fuerzas de la evolución siempre avanzarán, y en cada etapa del camino evolutivo las verdades tienen que aprenderse de una forma u otra; la humanidad a menudo opta por el camino difícil. ¿Pero qué es la verdad esencialmente? Todos estamos en diferentes niveles de evolución, por lo tanto aplicarán diferentes verdades. Aunque esto puede ser así, la humanidad como raza está en un nivel donde cierto nivel de verdad se aplica para todos. Además, como raza, también estamos listos para recibir más verdades que aplican para todos, y estas verdades son parte del Plan de Amor y de Luz a los que se refiere la Gran Invocación.

En nuestra meditación esta noche, podemos reflexionar sobre las verdades que la humanidad necesita asimilar y expresar en este momento bastante caótico de la historia mundial. Sagitario es conocido no sólo como el espíritu de la verdad, sino también como el espíritu de lo correcto; porque aunque la verdad es la meta, la acción y el pensamiento correcto son los medios para lograrlo. Para aquellos que se esfuerzan en transitar el sendero del discipulado, uno de los medios de transmitir la verdad y lo correcto a la humanidad es unirse y sostener una línea de pensamiento consciente para que el Maestro puede añadirle su poder a fin producir los cambios en la conciencia humana.

Como sabemos, hacer esto supone un tremendo esfuerzo y fuerza de voluntad en estos tiempos agitados y caóticos. Con demasiada facilidad, la mente es atraída hacia el exterior a través de los sentidos que responden al medio ambiente físico y emocional en vez de hacia el “llamado” interno de aquellos que están tratando de impresionar la conciencia humana. La mayoría de los que hemos recorrido el Sendero durante algún tiempo y conocemos sus pruebas y luchas, naturalmente comenzamos a sentirnos un poco “cansados de batallar” después de un tiempo. Y es en esta fase donde tenemos que recordar nuestro entusiasmo inicial y evocar los fuegos de la aspiración a fin de renovar la visión, no sólo de lo que depara el futuro, sino de lo que somos esencialmente. En la serie de Agni Yoga, con frecuencia se emplea la flecha, que es un símbolo de Sagitario, y aquí también se asocia con la Voluntad cuando dice: “Os insto a aguzar la voluntad – ayuda al vuelo de las flechas. La voluntad es la cuerda del arco de la conciencia”.

Es sólo nuestro intenso interés en la salvación de la humanidad, surgiendo de nuestro corazón sensible, lo que enfocará nuestras mentes suficientemente en la tarea de hacer que regresen las flechas de la intuición que nos guiarán hacia el Reino del Alma. Que podamos, como Nelson Mandela, tener todos la fuerza en nuestros corazones para hollar el camino de la verdad y lo correcto a toda costa.

FESTIVAL DE SAGITARIO
Londres, 16 de Diciembre de 2013
Christine Morgan