Lucis Trust / Ediciones / Alice Bailey / Libros en rústica / Del Intelecto a la Intuición  

Del Intelecto a la Intuición

Del Intelecto a la Intuición

Del Intelecto a la Intuición

A pesar de lo necesario que es, el desarrollo del intelecto no representa más que un medio para llegar a un fin. La función del intelecto es llegar a ser un medio que permita penetrar en las nuevas dimensiones del pensamiento y de la conciencia, y despertar la facultad intuitiva de la "razón pura". La meditación ocultista permite franquear el abismo existente entre la triple mente y la intuición.

Rústica, 84-7808-221-2 / 978-84-7808-221-6, 172 páginas

$16.00

ArtículoMás sobre esto

Login | Register
(Please login or register to make a purchase online.)

En esta era de en la que crece rápidamente la inteligencia humana y la capacidad de usar la mente, corremos el riesgo de un énfasis excesivo en el intelectualismo. "La mente es el matador de lo real" es una reflexión muy conocida de un peligro inherente.

En el libro "Del Intelecto a la Intuición", el desarrollo del intelecto, aunque necesario, se muestra como un medio para un fin y un paso en el camino hacia un cuerpo mental plenamente despierto y activo.

El intelecto es el aspecto racionalizador, analítico de la mente, interesado en el conocimiento. Puede usarse como un escalón para penetrar en nuevos reinos y dimensiones de pensamiento, y alcanzar y despertar la facultad intuitiva de la razón pura. Entre el intelecto y la intuición, sin embargo, existe una brecha, hasta que haya sido zanjada conscientemente a través de la meditación. A veces se define la meditación como "pensar con el corazón"; la meditación correcta entra en acción sólo cuando el corazón y la mente actúan juntos al unísono. Para alcanzar la intuición, por consiguiente, esta fusión de corazón y mente es una necesidad, puesto que el sentido intuitivo es una facultad del corazón evocada por la actividad de los tres aspectos de la mente integrada.

La meditación también es la aplicación deliberada de disciplina a la mente para darle control, concentración y una dirección a voluntad. El uso correcto de la mente en la meditación abre la conciencia a la belleza, la verdad y la bondad del alma, a través de las cinco etapas de concentración - meditación - contemplación - iluminación - inspiración. Estas cinco etapas llevan a la unión con el alma --el "hijo de la mente"-- y al conocimiento directo de la divinidad, creando un instrumento inteligente para el uso del alma en la vida diaria.

"La voz experimentada de la sabiduría oriental viene a nosotros con una sola palabra: Meditación. La pregunta surge lógicamente: '¿Es eso todo?' y la respuesta es: 'Sí'. Cuando la meditación se practica correctamente y la perseverancia es la tónica de la vida, se establece creciente contacto con el alma. El resultado de este contacto se traduce en autodisciplina, en purificación y en una vida de aspiración y servicio. La meditación, en sentido oriental... es un proceso estrictamente mental, que conduce al conocimiento del alma y a la iluminación. Es un hecho en la natura­leza de que 'como el hombre piensa, así es él'.