Lucis Trust / Reuniones y Aco... / Los Tres Festiv... / Wesak  

El Festival de Wesak

El Festival de Wesak : Una Técnica de Contacto Espiritual. Está disponible para su descarga en PDF el folleto de 22 páginas.

Copia impresa

También puede pedirse por correo. una copia gratuita del folleto.

El Festival de Wesak,en el momento de la luna llena de Tauro, marca el punto culminante de la bendición espiritual al mundo.Hay un flujo inusual de vida y estímulo espiritual que sirve para vitalizar la aspiración de toda la humanidad.La intuición de todos los que pretenden servir al bien, lo bello y lo verdadero (independientemente de su fe o de su trasfondo espiritual) es estimulada por esta bendición espiritual.

En Wesak podemos visualizar la aspiración de todas las personas de buena voluntad fusionadas en una invocación focalizada en Buda, Cristo, y todos los Seres Iluminados en el lado interno de la vida. Este es un tiempo de dedicación, un tiempo para permanecer firmemente en la luz, y sobre todo, un tiempo para centrarse en las necesidades de nuestros semejantes, los seres humanos, y la necesidad de proporcionar un canal grupal por el que las fuerzas espirituales puedan afluir al cuerpo de la humanidad.

Una Ceremonia en el Himalaya

Se dice que durante este período de luna llena, Buda trae las Fuerzas de Iluminación que buscan entrar en contacto con la humanidad. En una ceremonia legendaria en un valle del Himalaya, Él regresa año tras año para bendecir a los Seres Iluminados reunidos, desde Cristo,hasta el más humilde discípulo. El movimiento ritualístico de los participantes forma patrones geométricos en el valle,absorbiendo y generando corrientes de fuerza espiritual que crean un canal para las potencias que traerá Buda.

A medida que se acerca la hora exacta de la luna llena, se extiende la expectación y la tensión en los reunidos. El momento de Su aparición se caracteriza por un gran Silencio, lleno de vitalidad y significado.

Uno de los mayores servicios que podemos prestar en este punto culminante del calendario espiritual es alinearse con el espíritu del Silencio en el valle de Wesak .Podemos prepararnos para mantener la conexión interna, incluso en medio de las interacciones mundanas de la vida cotidiana.

Manteniendo un silencio interno sostenido,y permaneciendo como observadores desapegados, podemos emular a los "observadores silenciosos" de los cielos, observando el flujo de pensamientos y deseos a medida que pasan a través nuestro, permaneciendo sin embargo desapegados de ellos, cuando nos ocupamos activamente de las energías más elevadas liberadas por Buda. Por medio de la tensión silenciosa generamos una intensificación de la luna llena,nos ponemos en contacto,no sólo con el alma, sino con el aspecto Espíritu, cuya Presenciale espera nuestro contacto e invocación. Así, podemos servir al Todo mayor.

El regreso anual de Buda para bendecir a las personas de todas partes y para transmitir el mensaje de sabiduría, luz y amor, es la evidencia externa y la garantía de la guía divina interna y de la revelación en el ciclo mundial actual.

La Luna Llena de Buda

Los dos días de preparación se conocerán como "días de renunciación y desapego". El día del Festival será conocido como de salvaguardia, y los dos que siguen al del Festival como días de distribución, Estas palabras significan algo distinto para la Jerarquía de Maestros que para nosotros, y es inútil (y tampoco es permitido) aclarar su significado más profundo. Sin embargo, son cinco días de intenso esfuerzo dedicados al servicio, y conducen a renunciar a todo aquello que obstaculice nuestra utilidad como canales de fuerza espiritual. Esto significa que después de la debida preparación, dedicación y elevación, durante los dos días anteriores y el del Festival mismo, debemos considerarnos simplemente receptores o custodios de toda la fuerza espiritual afluyente que podamos contener. Como canales, debemos estar preparados para olvidarnos de nosotros mismos en el trabajo de alcanzar, contener y mantener fuerza para el resto de la humanidad y considerar al día del Festival como de silencio (me refiero a la paz interna y silenciosa solemnidad que permanecen inquebrantables, aunque el hombre externamente preste servicio mediante la palabra), en que el servicio se lleva acabo enteramente en los niveles esotéricos, olvidándose totalmente de sí mismos, a fin de recordar a la humanidad y su necesidad. Durante ese período sólo dos pensamientos deben mantener nuestra constante atención -la necesidad de nuestros semejantes y la de proporcionar un canal grupal por el cual las fuerzas espirituales puedan afluir a través del cuerpo de la humanidad, bajo la guía experta de los miembros elegidos de la Jerarquía.

Durante los dos días previos a la Luna llena, deberemos mantener la actitud de dedicación y servicio y tratar de adoptar esa actitud receptiva hacia lo que nuestra alma impartirá y nos hará útiles a la Jerarquía. La Jerarquía trabaja por intermedio de grupos de almas, y la potencia de este trabajo grupal debe ser puesta a prueba, y los grupos a su vez, hacer contacto y nutrir a las dedicadas, atentas y expectantes personalidades. En el día de la Luna llena, deberemos mantenernos firmemente en la luz, sin hacer conjeturas sobre lo que sucederá ni buscar resultados ni efectos tangibles.

En los dos días subsiguientes, apartaremos de nosotros el foco de nuestra atención, llevándola a los planos subjetivos internos, el mundo externo, y nuestro esfuerzo consistirá en pasar o sobrepasar la medida de energía espiritual con la cual se ha hecho contacto. Entonces habrá finalizado nuestro trabajo en este campo de colaboración particular y especial.

La Jerarquía realiza este esfuerzo durante cinco días, siendo precedido de un período de preparación muy intenso. El trabajo preparatorio para esta oportunidad se inicia para la Jerarquía exactamente en el momento en que "el sol comienza a desplazarse hacía el norte". Ellos no sienten cansancio como los seres humanos; por eso no es posible que el aspirante humano mantenga tan prolongado período de preparación, no importa cuán profunda sea su devoción.

Cuando el Gran Señor estuvo en la Tierra, dijo a Sus discípulos que el éxito del esfuerzo espiritual de índole terapéutica se logra sólo por la oración y el ayuno. Reflexionen sobre estas palabras. Es un esfuerzo grupal hacia una vasta curación grupal; el trabajo puede ser realizado por la oración (deseo santificado, pensamiento iluminado e intenso anhelo aspiracional), por la disciplina del cuerpo físico, durante un breve período y para un objetivo definido.

¿Qué deberá realizarse en esta Luna llena de Tauro? Enunciaré los objetivos correlativamente y de acuerdo a su importancia, con tanta claridad y brevedad como lo permita este abstruso tema.

  1. La liberación de ciertas energías que pueden afectar poderosamente a la humanidad y que, cuando sean liberadas, estimularán el espíritu de amor, de hermandad y de buena voluntad en la tierra. Estas energías son tan definidas y reales como las que la ciencia denomina "rayos cósmicos". Me refiero a las energías verdaderas y no a abstracciones emocionalmente deseadas.
  2. La fusión de todos los hombres de buena voluntad del mundo que responden a un todo integrado.
  3. La invocación y la respuesta de ciertos grandes Seres, cuyo trabajo podrá ser posible y lo será, si el primero de los objetivos se logra cumpliendo el segundo objetivo. Mediten sobre esta síntesis de los tres objetivos. No tiene importancia cómo se las denomine a estas Fuerzas Vivientes. Pueden ser consideradas como los vicegerentes de Dios, los cuales pueden colaborar y colaboran con el Espíritu de Vida y de Amor en nuestro planeta, Aquel en quien vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser. Ciertos pensadores las conceptúan como los Arcángeles del Altísimo, cuyo trabajo ha sido posible por la actividad del Cristo y Su grupo de discípulos, la verdadera y viviente Iglesia; otros los considerarán como los guías de la Jerarquía planetaria, que están detrás de nuestra evolución planetaria y raras veces actúan externamente en la actividad mundial dejando que lo hagan los Maestros de Sabiduría, excepto en momentos de apremio como el actual. Cualquiera sea el nombre que se les dé, están preparados para ayudar si la demanda de los aspirantes y discípulos surge con suficiente fuerza y poder en el momento de las Lunas llenas de mayo y de junio.
  4. La evocación de una actividad ardua y centralizada desde el aspecto interno de la Jerarquía de Maestros, esas Mentes iluminadas a las cuales se les ha confiado el trabajo de dirigir al mundo. Se anhela una respuesta, y puede provenir de los tres grupos siguientes:
    1. La expectante y (en este momento) ansiosa Jerarquía -ansiosa porque ni Ella puede saber cómo reaccionará la humanidad y si los hombres serán suficientemente inteligentes como para responder a la oportunidad. Ella está organizada bajo la dirección del Cristo, el Maestro de Maestros y el Instructor de ángeles y hombres, el Cual se ha constituido como intermediario directo entre la tierra y el Buddha, el Cual a su vez, es el intermediario consagrado entre la Jerarquía y las atentas Fuerzas.
    2. El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo está formado en la actualidad por esos servidores sensibles y consagrados de la raza, cuyo objetivo es la paz mundial y su meta establecer la buena voluntad sobre la tierra, como base para la vida futura y la expansión mundial. Este grupo estaba originalmente compuesto por un puñado de discípulos aceptados y de aspirantes consagrados. En los últimos diez meses, sus filas han sido abiertas a todas las personas de buena voluntad que trabajan activamente para la verdadera comprensión, están dispuestos a sacrificarse para ayudar a la humanidad, no anteponen barreras de ninguna especie y consideran iguales a los hombres de todas las razas, nacionalidades y religiones.
    3. Las masas de hombres y mujeres que han respondido a las ideas expuestas y reaccionan favorablemente a los objetivos de comprensión internacional, interdependencia económica y unidad religiosa. Cuando estos tres grupos de pensadores y servidores hagan contacto entre sí y puedan ser alineados, aunque sea momentáneamente, mucho podrá realizarse; las puertas de la nueva vida pueden ser abiertas y tener lugar la afluencia de nuevas fuerzas espirituales. Tal es el objetivo y la idea del grupo.

¿Podría formularles algunas preguntas? ¿Qué importancia tiene personalmente para ustedes este plenilunio de Tauro? ¿Lo consideran de suficiente importancia como para merecer un máximo esfuerzo? ¿Creen que en ese día se podrá realmente liberar energía espiritual de suficiente poder como para cambiar los asuntos del mundo, siempre que los hijos de los hombres desempeñen su parte? ¿Creen en verdad, y pueden apoyar prácticamente la creencia de que en ese día el Buddha, en colaboración con el Cristo y la Jerarquía de Mentes Iluminadas, además de la ayuda ofrecida por los Tronos, Principados y Potestades de Luz, que son la analogía superior de los poderes de la oscuridad, están a la expectativa para llevar a cabo los planes de Dios si los hombres lo permiten y les otorgan el derecho? La tarea principal de cada uno, en la actualidad, no consiste en luchar contra los poderes del mal y las fuerzas de la oscuridad, sino en despertar el interés en, y movilizar en el mundo las fuerzas de la luz y los recursos de las personas de buena voluntad correctamente orientadas. No se opongan al mal, pero organicen y movilicen el bien y fortalezcan de esta manera las manos de los que trabajan en bien de la rectitud y el amor, para que el mal tenga menos oportunidades.

Si tienen fe "del tamaño de un grano de mostaza", sobre lo que les he dicho, si creen firmemente en el trabajo del espíritu de Dios y en la divinidad del hombre, olvídense de sí mismos y consagren todo su esfuerzo, desde el momento en que reciben esta comunicación, a la tarea de colaborar en el esfuerzo organizado para cambiar la corriente de los asuntos mundiales mediante el acrecentamiento del espíritu de amor y de buena voluntad en el mundo, durante el mes de mayo. ( Psicología Esotérica, Vol. II pp. 523-527)