Lucis Trust / Actividades de... / Buena Voluntad... / Propósitos & Objetivos  

Propósitos & Objetivos

Buena Voluntad Mundial es un movimiento fundado en 1932, organizado para establecer relaciones humanas correctas y aportar una solución a los problemas de la humanidad, por medio del poder constructivo de la buena voluntad. Las actividades de Buena Voluntad Mundial son esencialmente educativas.

Principios: El trabajo de Buena Voluntad Mundial está basado en los principios de fraternidad, unidad, compartición y cooperación en los derechos y libertades fundamentales expresados por las Naciones Unidas en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Buena Voluntad Mundial es una Organización de Servicio Mundial sin ninguna discriminación, ya sea de raza, de religión, de ideología o de convición política o económica.

Propósitos::
Buena Voluntad Mundial tiene tres objetivos principales:

  • Ayudar a movilizar la energía de la buena voluntad.
  • Cooperar en el trabajo de preparación para el retorno de Cristo.
  • Educar a la opinión pública sobre las causas de los problemas mundiales mayores y ayudar a crear una forma mental de solución.

Política: El programa y la política de Buena Voluntad Mundial son formulados por un grupo internacional establecido en Sedes Centrales de Nueva York, Londres y Ginebra, en relación con grupos y asociados que trabajan en numerosas partes del mundo.

Organización: Buena Voluntad Mundial es una asociación libre de hombres y mujeres de buena voluntad, abiertos a todos los que sostienen sus principios y objetivos. No se pide ninguna afiliación ni ninguna cotización.

Buena Voluntad Mundial es una Organización No Gubernamental (ONG) acreditada en la Oficina de Información Pública de las Naciones Unidas. Mantiene relaciones informales con ciertas Agencias Especializadas y con gran número de ONG's nacionales e internacionales. Buena Voluntad Mundial es una actividad de Lucis Trust, que está registrada en el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas.

Financiación: El trabajo está financiado únicamente por medio de donaciones voluntarias.

Objetivos de Buena Voluntad Mundial

  • Estimular y alentar a los hombres y mujeres de buena voluntad de todas partes, para que, unidos y por propio esfuerzo, establezcan relaciones humanas correctas entre razas, naciones y clases sociales, mediante una inteligente comprensión, una adecuada comunicación e interrelaciones apropiadas.
  • Ayudar a los hombres y mujeres de buena voluntad de todas partes a analizar los problemas mundiales y a aplicar efectivamente a estos problemas la buena voluntad, la colaboración y la participación para el bien común.
  • Cooperar con otras organizaciones en actividades constructivas que contribuyan a la unidad mundial, a la estabilidad y al establecimiento de relaciones humanas correctas.
  • Proporcionar informaciones actualizadas constructivas que tengan lugar en el área de la actividad humana, a través de la publicación de un boletín trimestral y comentarios ocasionales con noticias de interés mundial sobre la buena voluntad.
  • Ayudar a establecer la buena voluntad como tónica de la nueva civilización.
  • Compaginar una lista mundial de direcciones de los hombres y mujeres de buena voluntad.
  • Favorecer la acción de las Naciones Unidas y sus Agencias Especializadas, como síntesis de la mayor esperanza de un mundo unido y en paz.

La Voluntad al Bien

Hay seis reconocimientos que pueden proporcionar la base para una comprensión más profunda:

Uno: La humanidad no sigue un curso al azar o inexplorado -- existe un Plan. Ese Plan se inscribe en el propósito más vasto del Cosmos. Ese Plan siempre ha existido. Ha sido elaborado durante los desarrollos evolutivos gracias al impulso particular que de un tiempo a otro, han aportado los grandes guías, instructores e intuitivos de la raza humana.

Dos: El reconocimiento de la existencia de un gobierno espiritual interno del planeta, conocido bajo diferentes nombres como Jerarquía Espiritual, sociedad de Espíritus Iluminados, o Cristo y su Iglesia, según las diversas tradiciones religiosas. La humanidad jamás ha estado sin contacto espiritual o dirección proveniente del Plan.

Tres: El acercamiento de lo que en Oriente se llama "Edad de Maitreya", que verá la reaparición entre los hombres del Instructor Mundial, Cristo, a la cabeza de la Jerarquía Espiritual. Reaparecerá para hacer resonar la nota-clave de la Nueva Era. La esperanza de ese acercamiento está hoy ampliamente extendida.

Cuatro: En todas las partes del mundo, miles de hombres y mujeres de mente despierta están en relación con el Plan y trabajan para darle forma. La vitalidad de su conciencia percibe a la humanidad como una unidad interdependiente. La diversidad de sistemas nacionales, religiosos y sociales en los que actúan expresan a sus ojos las vías por las que la humanidad aprende las lecciones necesarias. Por medio de su ejemplo viviente, esos hombres y mujeres dan a la humanidad una nueva y mejor visión de lo que puede ofrecer la vida.

Cinco: El corazón de la humanidad es profundamente sano. Nuestra era se distingue por el crecimiento de la buena voluntad y de los esfuerzos desinteresados. Todas las crisis, guerras y catástrofes del siglo veinte, no han podido aplastar el espíritu humano.
Seis: El Plan para la humanidad está fundado en los principios del compartir, de la cooperación, de la fraternidad activa -- sobre el principio de relaciones correctas entre los hombres y entre las naciones -- y la buena voluntad expresada.

Esos reconocimientos aportan una nueva dimensión a la realidad espiritual así como una perspectiva a largo plazo en relación con nuestras actuales crisis. Ofrecen la oportunidad de una cooperación en la evolución espiritual de la humanidad y permiten aumentar la capacidad del hombre para la libertad.

La dificultad del objetivo a alcanzar invita al vasto grupo de hombres y mujeres de buena voluntad a vencer la inercia y a ser conscientes de la posición clave que ocupan. Entonces, expresarán con valentía la buena voluntad e iniciarán las acciones que apuntan a un nuevo orden mundial.

Movilizando la Buena Voluntad

La esperanza del futuro se encuentra en las manos de hombres y mujeres de buena voluntad. Es necesaria una cooperación masiva para hacer efectivo el trabajo de los líderes, administradores, expertos técnicos y especialistas en todos los dominios de la vida. Una opinión pública esclarecida y enfocada puede ser un factor mayor en la reconstrucción del mundo. Pero ha sido raramente utilizada. Hoy, la necesidad esencial es educar a la opinión pública mundial sobre el significado de la buena voluntad - esa poderosa energía creadora, ese modo de vida que representa la nota dominante de la civilización de la Nueva Era, en la que estamos entrando. Buena Voluntad Mundial contribuye a esta tarea a través de:

  • Estimular y ayudar a los hombres y mujeres para que incrementen su efectividad al servir.
  • Cooperar con las actividades de servicio mundial de otras organizaciones y grupos.
  • Favorecer la acción de las Naciones Unidas y sus Agencias Especializadas, como síntesis de la mayor esperanza de un mundo unido y en paz.
  • Meditar sobre las correctas relaciones humanas y la energía de la buena voluntad.
  • Un programa educativo de alcance mundial, que incluye:Un Programa de Distribución de folletos en el mundo entero, con la ayuda de voluntarios asociados y la cooperación de diferentes grupos.
  • El Boletín de Buena Voluntad Mundial, una publicación regular que realza la energia de buena voluntad en los asuntos mundiales. El Boletín presenta un enfoque espiritual universal de los temas.
  • Estudios sobre algunos de los problemas mundiales mayores.
  • Los Comentarios de Buena Voluntad Mundial, exponiendo los signos de la civilización de la Nueva Era que emerge, con comentarios sobre diferentes acontecimientos mundiales.
  • El Foro de Buena Voluntad Mundial, encuentro regular, que incluye una conferencia anual en Londres, Nueva York y Ginebra, que pone de relieve el trabajo individual o grupal que el mundo necesita. Se distribuyen cintas de audio a nivel mundial.

La Reaparición de Cristo

Vivimos una época de preparación, no sólamente para una nueva cultura y civilización dentro de un nuevo orden mundial, sino también para la llegada de una nueva dispensacion espiritual.

La humanidad no sigue un curso caprichoso; en el Cosmos existe un Plan divino del que todos formamos parte. Al finalizar una era, los recursos humanos y las instituciones establecidas parecen inadecuados para responder a las necesidades y a los problemas mundiales. Cuando llega un período tal, la llegada de un Instructor, de un lider espiritual o de un avatar, es esperada e invocada por las masas humanas en todas las partes del mundo.

En nuestros días, el retorno de un Instructor Mundial, Cristo, es esperado por millones de personas, no sólamente por los cristianos, sino también por quienes profesan otras creencias y esperan al Avatar bajo otros nombres: el Señor Maitreya, Krishna, el Mesías, el Iman Mahdi, el Bodhisattva.

El espejismo y la deformación rodean ese hecho central de una respuesta divina a la necesidad humana. Esto es inevitable, pero carece de importancia. Lo que es importante es el hecho de la transición hacia una nueva era. Se necesita la preparación de los hombres y las mujeres de buena voluntad para introducir nuevos valores en la vida cotidiana, nuevos modelos de comportamiento, nuevas actitudes de no separatividad y cooperación, llegando así a obtener rectas relaciones humanas y un mundo en paz. El Instructor Mundial está esencialmente implicado, no por las consecuencias de los errores e imperfecciones pasados, sino por las exigencias de un nuevo orden mundial y la reorganización de la estructura social.

Buena Voluntad Mundial distribuye una documentación educativa e informativa sobre estos temas. Una plegaria mundial, la Gran Invocación, es también difundida a escala mundial en numerosas lenguas y dialectos. Buena Voluntad Mundial coopera igualmente en la organización de un Día Mundial de Invocación, cada año.

Los Problemas de la Humanidad

El establecimiento de rectas relaciones entre los hombres y las naciones reviste un carácter urgente. En un mundo en crisis, el problema espiritual inmediato está en compensar la separatividad egoista por la técnica de la buena voluntad creadora y práctica. No existe problema que no pueda ser resuelto por la energía de buena voluntad; sin ella, ningún problema puede ser resuelto. Una verdadera práctica de la buena voluntad en los grupos políticos y religiosos de las diferentes naciones de la tierra, puede revolucionar el mundo.

Buena Voluntad Mundial proporciona una serie de documentos de estudio sobre los problemas mayores a los que se enfrenta el progreso humano. Se ha puesto el acento en las causas subyacentes y en las tendencias emergentes, más que en una exposición sumaria de acontecimientos. Es alentador el entrenamiento de la mente para la reflexión y la meditación.

Los problemas tratados comprenden:

  • El Capital, el Trabajo y la Ocupación
  • Las Minorías
  • Las Iglesias y la Religión Organizada
  • Los Niños del mundo, los Jóvenes y la Educación
  • La Rehabilitación Psicológica de las Naciones.
  • La Unidad Internacional.

Existen numerosos problemas de menor importancia, pero los problemas mayores aquí presentados son los que, hoy, enfrentan a la humanidad y exigen la búsqueda de soluciones. Esto se realizará por medio del establecimiento de relaciones humanas correctas.

Se alienta la formación de grupos de estudio. Por medio del estudio, la discusión y la meditación, se puede engendrar una "forma-mental de solución" y se pueden emprender, a nivel local, ciertas formas de actividades de servicio. Estos problemas también pueden ser debatidos en foros en linea.