Lucis Trust / Actividades de... / Buena Voluntad... / Buena Voluntad... / Financiación del Trabajo Jerárquico  

Financiación del Trabajo Jerárquico

Es un hecho bien establecido y aceptado que la Humanidad está dirigida por una Inteligencia espiritual. Algunos la llaman la Voluntad de Dios; otros, las ine­vitables tendencias del proceso evolutivo. Aún otros, creen en las Fuerzas espirituales del planeta, mien­tras que otros la llaman la Jerarquía Espiritual del planeta; y muchos millones de personas hablan de la guía del Cristo y sus discípulos. El hecho esencial es que existe un reconocimiento universal de un Poder guiador que conduce a un bien final.

Esta dirección ha conducido a la Humanidad desde el estado del hombre primitivo al de nuestra civilización actual.

Cuando la clara luz de la mente se enfoca sobre este diseño de progreso gradual, se evidencia que existe un Plan divino básico que se desarrolla a través de la Humanidad misma.

Tres enunciados fundamentales contienen la expre­sión más simple del antiguo concepto de un Plan divino:

  1. Que existe un gran Plan divino. Que este univer­so no es una “conjunción fortuita de átomos”, sino la realización de un gran diseño o patrón.
  2. Que una Jerarquía Espiritual guía a la Humanidad en la realización del Plan.
  3. Que el Cristo es la cabeza rectora de esta Je­rarquía y sus miembros principales son los Maestros de Sabiduría.

El Cristo proporciona la guía Inspiradora para toda la Humanidad.

El Plan divino es llevado a cabo dentro de la Humani­dad por los discípulos de la Jerarquía Espiritual, por los aspirantes y por los hombres y mujeres de buena voluntad. Éstas, son personas que han hecho contac­to con sus almas y pueden trabajar, consciente o in­conscientemente, conforme a la impresión espiritual. Estos hombres y mujeres forman conjuntamente el nuevo grupo de servidores del mundo –se encuentran en cualquier país y en todas las ramas de la em­presa humana. Tienen una visión internacional y se caracterizan por su inclusividad y capacidad para trabajar constructivamente por el bienestar de todos.

Los miembros del nuevo grupo de servidores del mundo están trabajando en los siete campos principales de actividad : Político, Religioso, Cientí­fico, Cultural, Filosófico, Psicológico y Financiero.

El sector financiero del trabajo Jerárquico es el úl­timo que se organizó por lo que toca al tiempo. A los trabajadores de este campo se los considera como los custodios de los medios por los que el hombre puede vivir en el plano físico. Se ocupan de los pro­blemas económicos mundiales y también del materialis­mo básico que hay en el mundo moderno. Los pro­blemas de cambio e intercambio, la significación y el empleo del dinero, el establecimiento de actitudes co­rrectas hacia el vivir material y todo el proceso de la correcta distribución de los recursos del mundo, son parte de los muchos problemas con los que ha de tratar este grupo de economistas y financieros.

Su trabajo es planeado muy cuidadosamente por la Jerarquía. Hay muchos hombres de importancia financiera, que consideran el dinero como una responsabilidad que debe ser sabiamente distribuida para el servicio de los demás. Entre tales hombres se encuentran los guías del grupo financiero Jerárquico,

Los frutos de su trabajo se pueden ver en los enor­mes adelantos en la comprensión de la economía y las numerosas ideas y teorías económicas. Las nuevas agencias económicas e instituciones financieras son parte de su trabajo. La proliferación de instituciones y fundaciones caritativas y el creciente impulso de donaciones financieras están bajo su guía e inspi­ración.

El trabajo del grupo financiero de servidores es fun­damentalmente sintético y abarca todos los campos de actividad. Llevar a cabo el Plan divino en el plano físico en términos de correctas relaciones y participacion entre los pueblos; requiere no sólo tra­bajadores dedicados con visión, inspiración y ca­pacidades prácticas, sino también el empleo de sólidas técnicas comerciales, modernos sistemas de co­municación y dinero. Actualmente todas las ramas del trabajo espiritual y humanitario, sin excepción, nece­sitan dinero y la gran mayoría en cualquier línea carecen totalmente de los recursos necesarios para su tarea. Los hombres y mujeres de buena voluntad de todas partes pueden por lo tanto ayudar en la tarea de dirigir el dinero del mundo hacia propósitos espirituales y elevar el pensamiento y la comprensión humana hacia las necesidades y los problemas del abastecimiento financiero.

Así como en el pasado el dinero ha sido el instru­mento del egoísmo de los hombres, ahora debe ser el instrumento de su buena voluntad, Los dos problemas clave que enfrenta el grupo fi­nanciero en la actualidad son:

  1. El desarrollo de una economía mundial basada en la participación, para satisfacer las necesidades de todos los hombres..
  2. La canalización de grandes sumas de dinero necesarias para el trabajo precursor del nuevo grupo de servidores del mundo, a medida que tratan de llevar a cabo el Plan divino..

No debe haber pesimismo respecto al futuro del género humano o pena por la desaparición del antiguo orden. “Lo bueno, lo verdadero y lo bello” está en camino. La Humanidad es sana y está despertando rápidamente.

El problema es cómo dirigir el dinero hacia el trabajo Jerárquico controlado por los discípulos. La falta de dinero para el trabajo Jerárquico es el mayor obstáculo al Plan divino y al trabajo de preparación para la reaparición de Cristo.

No se pide una gran campaña para recaudar dinero, sino que se requiere el trabajo altruista de miles de personas aparentemente sin importancia. La cualidad más necesaria es el valor; se necesita valor para dejar a un lado la falta de confianza, la timidez y la aprensión por presentar un punto de vista, particularmente un punto de vista relacionado con el dinero. Es aquí donde fracasa la mayoría. Hoy es relativamente fácil recaudar dinero para la Cruz Roja, los hospitales e instituciones educativas. Es excesivamente difícil reunir dinero para difundir la buena voluntad, o asegurar el correcto empleo del dinero para las ideas progresistas, tales como el retorno de Cristo. Por lo tanto, el primer requisito es el valor.

Los hombres de buena voluntad y de tendencia espiritual pueden desechar la idea de su relativa inutilidad, insignificancia y futilidad, y comprender que ahora (en el actual momento crítico y crucial) pueden actuar poderosamente. Hay millones de hombres y mujeres espiritualmente orientados en todos los países que cuando lleguen al punto de encarar esta cuestión del dinero en forma masiva, pueden recanalizarlo permanentemente,

En todos los países hay escritores y pensadores que pueden añadir su poderosa ayuda, y lo harán si se los aborda correctamente. Hay estudiantes esotéricos y personas religiosas, devotos, a quienes se puede recurrir para que ayuden a preparar el camino de retorno de Cristo, particularmente cuando la colaboración consiste en el empleo de dinero y tiempo para el establecimiento de correctas relaciones humanas y el acrecentamiento y difusión de la buena voluntad.

El inteligente empleo de los recursos del mundo en los numerosos campos de mejoramiento y elevación de la Humanidad, permitirá al Cristo “ver el afán de Su alma y quedar satisfecho”.

“Oh, Tú, en Quién vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser, el Poder que renueva todas las cosas, orienta el dinero del mundo hacia fines espirituales; conmueve el corazón de los hombres para que den al trabajo de la Jerarquía lo que hasta ahora han dado a la satisfacción material. El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo necesita grandes cantidades de dinero. Pido que ésta, Tu potente energía, esté en manos de las Fuerzas de la Luz”.

El Poder de la Invocación Altruísta

La intención enfocada, la meditación concentrada, la visualización y la invocación dirigida son los principales procesos de creación, que conducen a resultados en corrrespondencia. La plegaria, el deseo enfocado, la meditación y la intención enfocada son las lecciones graduadas y secuenciales que ha de aprender el género humano.

Sin embargo, ninguna forma de plegaria o meditación será efectiva ni de la potencia necesaria, a menos que quien así medita se identifique con el propósito y objetivo de la meditación, se dedique a colaborar con este objetivo y redima todos los aspectos de su propia vida de acuerdo con el deseo enfocado y expresado en la llamada espiritual.

Es inútil meditar sobre objetivos que ayudarán a preparar el mundo para la llegada de la Jerarquía y la reaparición de Cristo, a menos que esa preparación sea parte integrante del esfuerzo diario y constante de cada uno. Es inútil meditar para reorientar el dinero hacia el trabajo espiritual –recuerden que la espiritualidad es esencialmente el establecimiento de correctas relaciones entre un hombre y otro y entre el hombre y Dios– si el dinero que el hombre ha de manejar no está dedicado a un uso correcto, al cumplimiento de obligaciones y responsabilidades correctas, además del reconocimiento constante de la relación de todo el dinero con el futuro espiritual de la raza y los requisitos del Plan Jerárquico.

El dinero es la energía que puede poner en movimiento y hacer posible las actividades del nuevo grupo de servidores del mundo –sin importar su color, casta o credo. Aún no hay suficiente cantidad de dinero en sus manos. Se necesitan millones para difundir el conocimiento del Plan Jerárquico y llevar adelante el trabajo de los hombres de buena voluntad. Las estadísticas mundiales demuestran que se gastan billones en lujos y “cosas” innecesarias, los billones que se derraman en guerras y preparación para la guerra en la mayoría de las naciones del mundo, debería utilizarse para ayudar y alentar el progreso humano en su búsqueda de un modo de vivir mejor, más espiritual y con mayor libertad, trayendo así la nueva civilización, reconstruyendo los asuntos humanos, purificando y embelleciendo nuestro mundo moderno.

Hacia este objetivo altruista pueden ser eficazmente dirigidos el poder de la plegaria, la meditación y la invocación enfocada.

Quien desee recibir material de estudio sobre la reorientación del dinero hacia el trabajo Jerárquico – que Incluye el delineamiento de la meditación– puede solicitarlo a una de las direcciones que figuran al pie.

Partes de este folleto fueron extraídas de los libros: “El Discipulado en la Nueva Era”, “La Exteriorización de la Jerarquía” y “La Reaparición de Cristo”, de Alice A. Bailey, publicados por la Lucis Publishing Company de Nueva York y la Lucis Press Limited de Londres, Inglaterra.

Buena Voluntad Mundial ofrece siete cuadernos de estudio sobre los “Problemas de la Humanidad” que tratan de problemas tales como: El Capital, el Trabajo y la Ocupación; las Minorías Raciales; las Iglesias; Educación de los Niños; la Rehabilitación Psicológica de las Naciones; la Unidad Internacional. El énfasis se pone sobre las causas subyacentes más que sobre el examen de los acontecimientos actuales. Se estimula el uso de la mente entrenada en el pensamiento reflexivo y la meditación.

Buena Voluntad Mundial es una agrupación mundial de hombres y mujeres de buena voluntad que desarrollan ciertos proyectos de educación y de servicio de buena voluntad. El trabajo se sostiene totalmente por donaciones de personas interesadas. Para mayor Información y literatura, escribir a una de las siguientes direcciones:

BUENA VOLUNTAD MUNDIAL

120 Wall Street
24th Floor
New York, NY 10005 U.S.A.
1 rue de Varembé (3e)
Case Postale 31
1211 Ginebra 20
Suiza
Suite 54
3 Whitehall Court
London SW1A 2EF
England

Ayudando a establecer rectas relaciones humanas, BUENA VOLUNTAD MUNDIAL es una actividad de LUCIS TRUST, entidad educativa, no lucrativa, exenta de impuestos fundada en 1922.

Inicio de página ^