Lucis Trust / Actividades de... / Buena Voluntad... / Buena Voluntad... / El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo  

El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo

El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo

Abandonemos nuestros antagonismos y nuestras antipatías, y tratemos de pensar en términos de una familia, de una vida y de una humanidad.

La humanidad no sigue un camino fortuito e incierto -- ­existe un Plan.

La humanidad determina la velocidad de su propia evolución y el cumplimiento de su destino en términos del Plan.

EI éxito del Plan depende de la colaboración inteligente de los hombres y mujeres de buena voluntad en todo el mundo.

Los hombres y mujeres de buena voluntad que colaboran, forman parte del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo que está trabajando para implementar el Plan.

Los líderes del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo son aquellos que inician y realizan actividades que benefician a toda la humanidad. Dichos líderes son reconocidos por sus cualidades inofensivas, constructivas e incluyentes. Ellos proporcionan la visión y moldean la opinión pública.

Detrás de estos líderes y de los hombres y mujeres de buena voluntad que colaboran, están los Custodios del Plan, "el Gobierno interno espiritual del Planeta".

Trabajando en todos los principales campos de la actividad humana y en todos los países del mundo, el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo actúa como el factor sintetizador de la humanidad y coloca los fundamentos para las relaciones humanas justas y la unidad mundial final.

El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo necesita un reconocimiento, una colaboración y un apoyo más amplio en su trabajo para la humanidad. Por consiguiente, cada uno de nosotros, puede participar en la acción del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo y en el desarrollo del Plan.

El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo

La Realidad de Su Existencia

Fuera del conglomerado de ideas, creencias y sistemas en el mundo --político, económico, social y religioso-- pueden reconocerse dos modelos que están surgiendo. Primero, aquellas personas que, adhiriéndose a métodos reaccionarios de buscar y expresar la verdad, prefieren la obediencia a la autoridad en vez de pensar claramente y aceptar la guía auto-impuesta de su propia alma.

Segundo, aquellos que, al mismo tiempo que afirman las verdades fundamentales por las que la humanidad ha evolucionado, son sensibles a la impresión del alma, y reconocen que la respuesta a la necesidad humana y al desarrollo espiritual son factores determinantes que conducirán a la humanidad a una nueva era de paz y abundancia. Estos son el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, cuya expresión externa son los hombres y mujeres de buena voluntad. No pertenecen a ninguna raza, color o credo, y comprenden que los métodos separatistas y competitivos causan conflictos e impiden el establecimiento de relaciones humanas justas.

El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo no es una organización; no tiene sede, presidente ni lista de funcionarios o miembros, Sólo tiene servidores de la humanidad en todos los países, empeñados en la tarea de encontrar y ayudar a los hombres y mujeres de buena voluntad.

¿Quiénes son?

Los hombres y mujeres de todas partes que están trabajando por el acercamiento entre las personas, para evocar el sentimiento de fraternidad, fomentar el sentido de interrelación e interdependencia mutua, que no reconocen barreras raciales, nacionales o religiosas, son cada uno de ellos un miembro del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, aunque no lo haya oído nombrar antes.

Los miembros del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo son seleccionados en todos los campos de la iniciativa humana. Ellos se encontrarán entre los trabajadores creativos, los industriales, en los hogares comunes y en el campo laboral. Hay científicos que repudian, lo que no se ha comprobado, sin embargo dedican toda su capacidad y conocimientos científicos al servicio de la humanidad, cada uno en su campo científico elegido; tenemos en los estratos económicos hombres que consideran una responsabilidad manejar inteligentemente el dinero como servicio a los demás; hay educadores que se preocupan por formular inteligentemente el conocimiento y poseen una comprensión enciclopédica de la acumulada sabiduría de las edades, y tratan de utilizarla para adaptar a la joven generación a fin de vivir bella, constructiva y creativamente; hay eclesiásticos y guías religiosos que tienen visión. En todos ellos reside el espíritu de luz y aman inteligentemente a sus semejantes.

Estos servidores mundiales son hombres y mujeres que tienen visión internacional, lo cual no impide de ningún modo que sean buenos ciudadanos en el país al cual le deben lealtad y que no interfiere de ninguna manera con su participación activa en la creencia religiosa que a ellos les inspire y reclame su servicio. Ellos trabajan actualmente en todos los países del mundo mundo y en muchas organizaciones –religiosas, políticas, científicas y raciales. Por encima de todo, se distinguen por su capacidad para trabajar de manera constructiva.

Estos trabajadores enfatizan los puntos de contacto y no de diferencia. No promueven divisiones sectarias y trabajan para dar fin a los odios raciales y a las distinciones de clase. Ellos dirigen la atención a lo bueno y lo verdadero y enuncian los principios de la comprensión fraterna, la buena voluntad mutua y la paternidad de Dios, en la cual se basa toda verdadera hermandad. Ellos representan una actitud mental.

Cuando trabajan activamente en el campo de la política internacional, no olvidan que cada nación puede tener algo de valor con que contribuir a la familia de naciones; la idea que rige su actividad es por lo tanto, el servicio mundial. Cuando trabajan activamente en el campo religioso, reconcilian las diferencias y reconocen la universalidad de la verdad. Ellos no atacan a ninguna persona, clase o sistema y bajo ninguna circunstancia condenan ni critican a ninguna raza ni nación. De esta manera se establecen hoy las bases para el entendimiento internacional, lo cual producirá un mundo de paz, y se dirigen a esa relación espiritual con Dios y con los todos los demás, dando fin a las diferencias religiosas.

El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo no es, sin embargo, un grupo de místicos poco prácticos. Saben exactamente lo que tratan de hacer; descubren y reúnen a los hombres y mujeres de buena voluntad en todo el mundo. Su exigencia unida consiste en que los hombres de buena voluntad deben mancomunarse en completa comprensión y constituir así lentamente un conjunto creciente de personas cuyo interés principal es el bienestar de la humanidad y no ante todo el de su propio entorno inmediato. Este mayor interés no les impide, sin embargo, ser buenos ciudadanos del país donde los ha colocado el destino. Se conformarán y aceptarán la situación en la que se encuentran, pero (en esa situación y bajo ese gobierno o religión) trabajaran por la buena voluntad, por la eliminación de barreras y por la paz mundial. Evitarán todo ataque a los regímenes y personalidades existentes; observarán las leyes del país en el que tienen que vivir, pero cultivarán el espíritu de cooperación, y aprovecharán todas las oportunidades para acentuar la fraternidad de las naciones, la unidad de la fe y la interdependencia económica.

Estos son los grandes rasgos que rigen la conducta de las personas de buena voluntad que colaboran en el trabajo realizado por el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. Pueden considerarse como la personificación del Reino de Dios que emerge sobre la tierra. Debería recordarse, sin embargo, que este reino no es específicamente un reino Cristiano o un gobierno terrestre. Es la agrupación de todos aquellos que --perteneciendo a cualquier religión mundial, a cualquier nación y a cualquier partido político--, están libres del espíritu de odio y separatividad, y tratan de establecer condiciones justas sobre la tierra, mediante la buena voluntad mutua entre todos los hombres de todo el mundo.

El Problema Mundial Inmediato

La convulsión mundial ha penetrado hasta lo más hondo de la humanidad y en todos los campos del pensamiento humano se encuentra el mismo espíritu de separatividad y confusión. Los conflictos actuales se basan, primero, en nuestras mismas necesidades económicas, y segundo, en las diferencias que existen entre las grandes ideologías. Para esto hay razones objetivas. La superpoblación, las barreras comerciales, las diferencias entre la oferta y la demanda y la desigual distribución de la riqueza, además de nuestra educación superior carente de coordinación, y de las ambiciones y los experimentos bien intencionados de individuos influyentes, son los factores responsables del trastorno.

Las causas inmediatas son generalmente reconocidas, si bien la verdadera razón se halla muy oculta y no es tan fácilmente alcanzable. Sin embargo, los pensadores mundiales de hoy en día están comenzando a atisbar más claramente los perfiles de la misma. Esta razón es el conflicto entre ciertos grandes ideales, todos ellos basados en ideas espirituales, pero todos prostituidos por fines que conducen a la separatividad, a los odios, a las luchas de partido, a una amplia angustia económica y al temor de la posibilidad de otra conflagración mundial.

Los hombres dedican sus vidas a defender algún principio que les parece de importancia suprema o a derrocar algún principio que los demás consideran importante. EI ataque a las grandes personalidades, la difamación, la imputación de hechos no cometidos y la incitación al odio son parte reconocida de la técnica de quienes (frecuentemente con buena intención) intentan salvar al mundo, traer el orden del caos y defender lo justo tal como ellos lo ven.

Afortunadamente, existe la necesidad de una solución que no sea de carácter negativo sino absolutamente positivo. La demanda en todas partes consiste en cambiar el viejo orden ya fracasado e introducir una nueva era de bienestar económico y vida pacífica. Existe el gran deseo de descubrir la falla fundamental y llevar a la familia humana a una nueva vida de libertad y felicidad. EI éxito depende primordialmente de dos factores:

En primer lugar, los esfuerzos perdidos hasta ahora al tratar con los efectos, deben ser dirigidos hacia las causas subyacentes. Los anteriores intentos negativos de poner de manifiesto los males, culpar a individuos o gobiernos y atacar a organizaciones, grupos, partidos, sistemas religiosos y nacionales, solo han conducido a un gasto inútil de tiempo, fuerza y dinero.

En segundo lugar, debe realizarse un esfuerzo más efectivo en todo el mundo para encontrar y fusionar a todos los hombres de buena voluntad en un cuerpo unificado, de intención amorosa y pacífica, de amabilidad y bondad inteligentes, de tal modo que puedan actuar conjuntamente como vastas masas, en la dirección correcta y especifica. Han observado la relativa inutilidad de los grupos organizados que trataron de ter¬minar con la guerra, y la impotencia de los diversos grupos que se ocupan de la situación económica, y comienzan a comprender que sólo en la propia fuerza y buena voluntad mancomunadas, radica la realización del mejoramiento mundial y del bien humano.

¿Quién tiene que Resolverlo?

En la actualidad, los habitantes del mundo pueden ser divididos en cuatro grupos. Esta es, naturalmente, una amplia generalización y hay muchos grupos intermedios de enlace entre las cuatro divisiones principales.

Primero, las masas incultas. A raíz de la pobreza, del analfabetismo, del hambre, de la carencia de trabajo, sin medios o tiempo libre para el adelanto cultural, se hallan en una condición exaltada. Sin embargo, el desarrollo es suficiente para responder a la sugestión mental y al control de gente más avanzada.

Segundo, la clase media. Constituye el núcleo de cualquier nación -- inteligente, diligente, a menudo de mente estrecha, investigadora, esencialmente religiosa; se ven atormentadas por el problema económico e ideológico y, como pueden leer, discutir y empiezan a pensar, constituyen el elemento más poderoso de cualquier nación.

Tercero, los pensadores de todas partes del mundo. Son los intelectuales, hombres y mujeres altamente educados que perciben ideas y pueden formularlas como ideales. Utilizan todos los métodos conocidos para llegar al publico en general. Incitan a la clase media a la actividad y, a través de ella, despiertan a las masas. Juegan un papel de importancia primordial. Influyen constantemente en los asuntos del mundo, a veces para bien y otras veces para fines egoístas.

Cuarto, el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. Son las personas que están construyendo el nuevo orden mundial. Todas están sirviendo decididamente a la humanidad, y por el poder de su respuesta a la oportunidad espiritual, por la marea de esta oportunidad y por la nota emitida por la misma, están surgiendo de todas las clases, grupos, iglesias, partidos, raza y nación, y son, por lo tanto, verdaderamente representativos. Hablan todas las lenguas; abrazan todas las religiones, todas las ciencias y todas las filosofías. Sus características son la síntesis, la inclusividad, la intelectualidad y el agudo desarrollo mental. No dicen ni escriben ninguna palabra que pueda nutrir el fuego del odio, y que tienda a separar al hombre del hombre, a una nación de otra nación. No tienen credo alguno, salvo el credo en la Hermandad, basada en la Vida Una. No reconocen autoridad alguna, salvo la de sus propias almas. No proclaman sus ideas, descubrimientos y teorías, porque son tan incluyentes en sus puntos de vista y tan amplios en su interpretación de la verdad, que ven la mano de Dios en todos los acontecimientos, Su impronta en todas las formas y Su nota resonando a través de cada canal de comunicación entre la realidad subjetiva y la forma externa objetiva.

Detrás de estas cuatro divisiones de la humanidad están los Iluminados, cuyo derecho y privilegio, es vigilar la evolución humana y guiar los destinos de los hombres. En Occidente los llamamos Cristo y sus discípulos. En las teologías de Oriente se los denomina con muchos nombres. Son conocidos también como los Agentes de Dios o la Jerarquía de almas liberadas, que es esfuerzan incesantemente por ayudar y auxiliar a la humanidad. Lo hacen inculcando ideas en las mentes de los pensadores del mundo, de manera que estas ideas a su debido tiempo, sean reconocidas y oportunamente se conviertan en factores controladores de la vida humana.

Con todas estas ideas en juego y porel impacto constante sobre la conciencia humana de estos grandes conceptos que residen tras el proceso evolutivo, la raza humana está desarrollando el poder de pensar, de elegir y de construir una base segura para el vivir humano. A través de la presentación evolutiva de las ideas, hay una constante marcha hacia la libertad de pensamiento (por el método de experimentar, de descartar y de renovar esfuerzos con conceptos cada vez más nuevos), lo que permitirá a la humanidad construir fiel a los grandes patrones de pensamiento que subyacen a la estructura exterior de nuestro mundo.

Hay un Plan para la Humanidad

La estructura del mundo surge de determinadas normas internas de pensamientos y se construye sobre éstas. Y estas normas o patrones son los que están produciendo la avalancha actual de experimentos gubernamentales en cada nación. Pero hoy en día, no existe entrenamiento en el arte de contactar con el mundo de los arquetipos o patrones y en la verdadera interpretación de las ideas, y de aquí los problemas. Más adelante, cuando la humanidad se ocupe de sus problemas con mayor claridad, actuará con sabiduría, y preparará a sus observadores y comunicadores con más cuidado y perfección. Estos hombres y mujeres serán aquellos cuya intuición ha despertado a instancias de un intelecto apremiante; serán personas cuyas mentes están tan subordinadas al grupo y tan libres de todo sentido de separación que sus mentes no presentan dificultades al contacto con el mundo de la realidad y de la verdad interior. No serán necesariamente personas que se podría denominar “religiosas” en el sentido común del término, sino que serán personas de buena voluntad, de un nivel mental alto, con mentes bien surtidas y equipadas; estarán libres de la ambición personal y del egoísmo, y estarán animadas por el amor a la humanidad y el deseo de ayudar a la raza. Semejante persona es una persona espiritual.

La determinación de la Jerarquía espiritual del planeta de entrenar la mente de los hombres más rápidamente y prepararlos para una unidad más sintética, dio lugar a una decisión que comportó la formación de unidades grupales, y la aparición de grupos de trabajadores y pensadores que, por medio de sus trabajos y actividades han gobernado y moldeado ampliamente nuestro mundo durante los últimos tres o cuatro siglos pasados. Por lo tanto, data del siglo XV, la inauguración de grupos de trabajo definidos y específicos a lo largo de líneas claramente definidas; cada uno de estos grupos representa alguna forma particular de la verdad y algún aspecto del conocimiento de la realidad.

Estos grupos se clasifican generalmente en cuatro divisiones principales, cultural, política, religiosa y científica. En tiempos más modernos, surgieron de manera definida otros tres grupos; son el grupo filosófico, el psicológico y el financiero.

Mediante estos siete grupos tenemos ahora una humanidad en íntima relación, aunque no unificada; una humanidad caracterizada por tres cosas:

  1. Una sorprendente interrelación e intercomunicación, de la que la radio, la televisión, la prensa, el transporte moderno, el teléfono y el telégrafo. son los sirvientes.
  2. Una actividad filantrópica ampliamente difundida y el acrecentamiento del sentido de responsabilidad por el prójimo, algo totalmente desconocido en el año 1500. Los movimientos tales como la Cruz Roja, fundaciones educativas, hospitales y las actuales medidas de ayuda económica que se toman en todos los países, son sus manifesta¬ciones visibles.
  3. Una división de la totalidad de la familia humana, consciente o inconscientemente, en grupos básicos, que pueden identificarse como conservadores y progresistas.

Los Objetivos Inmediatos del Plan

Los objetivos inmediatos del Plan podrían enunciarse de la siguiente manera:

  1. Elevar el nivel de la conciencia humana, de manera que hombres y mujeres que piensan inteligentemente puedan estar en contacto consciente con el mundo de las ideas y los reinos de la percepción intuitiva. Esto significa que estarán orientados hacia la realidad.El común de los hombres y mujeres será conducido definitivamente a desviar su atención del mundo de las emociones en el que han vivido hasta ahora, y comenzarán a vivir más en sus naturalezas mentales y a pensar en forma clara e inteligente. Verán mejoradas y ordenadas, de tal manera sus condiciones de vida, que el presente estado de temor e intensa lucha de competencia por la existencia, será suplantado por una ver­dadera medida de estabilidad y seguridad. Una vida más sosegada permitirá al hombre desarrollar normalmente sus poderes mentales y espirituales. Esto no es una descripción de una Utopía inmediata.
  2. La clarificación de la situación internacional. Es necesario que todas y cada una de las naciones se den cuenta de dos cosas: Primero, la importancia de ocuparse de sus propios asuntos y problemas internos, que son los de embellecer la vida nacional, fomentando el orden, la estabilidad y, por encima de todo, la libertad. Esto debe realizarse por medio de una sabia consideración de las necesidades del pueblo entero, no excluyendo a ningún componente de la vida nacional. Segundo, la importancia primordial de que cada nación se de cuenta de su responsabilidad con respecto a las demás naciones y la de la interrelación de todos los factores de la vida en nuestro mundo. La comprensión de esto producirá un intercambio reciproco en el campo de la economía, en el que se basan prácticamente; todas las diferencias y problemas del mundo.
  3. El tercer objetivo es el crecimiento de la idea grupal, con un consiguiente énfasis general sobre el bien grupal, la comprensión grupal. la interrelación grupal y la buena voluntad grupal.

Funciones del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo

Mantener la visión del Plan ante los ojos de los hombres, porque “donde no hay visión, el pueblo perece”.

Actuar como un grupo intermedio entre la Jerarquía y la humanidad, recibiendo luz y poder, y utilizándolos después, bajo la inspiración del amor, para construir el nuevo mundo del mañana.

Resumen

Los verdaderos servidores de todas partes pertenecen al Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, ya presten servicio en el campo cultural, político, científico, religioso, filosófico, psicológico o financiero. Constituyen parte del grupo interno de trabajadores para la humanidad y de los místicos del mundo, lo sepan o no. .

Este grupo da una amplia significación a la palabra "espiritual", pues cree que significa un esfuerzo incluyente hacia el mejoramiento, la elevación y la comprensión humanos; le da significado de tolerancia, de comunión sintética internacional, inclusividad religiosa y todas las corrientes de pensamientos que conciernen al desarrollo integral del ser humano.

Por lo tanto, se trata de un grupo sin terminología ni biblia específica, no posee credo ni formulación dogmática de la verdad. EI impulso motivador de cada miembro es el amor a Dios cuando se manifiesta en amor al prójimo.

La materialización de las ideas que hasta ahora han permanecido como teoría, es la principal ocupación del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. Ellos deberán retirar toda la teoría del campo del sentimiento, del idealismo y de la aspiración mística, y convertir el tema en un factor concreto demostrado ante el público.

Ellos colocan el énfasis en la expresión de la buena voluntad y en el cumplimiento de la ley del amor y no sobre el tema de la afiliación a las organizaciones con sus etiquetas y doctrinas.

EI poder que el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo manejará oportunamente, será extraído de dos fuentes: primero, de ese centro interno o gobierno mundial subjetivo, cuyos miembros son responsables de la difusión de esos ideales e ideas que han conducido a la humanidad hacia adelante, época tras época. Este centro interno ha existido siempre, y todos los grandes conductores de la raza, en todos los sectores, han estado vinculados con él. Los grandes idealistas y trabajadores del mundo (tales como Cristo y Su gran hermano., Buda, y esos trabajadores menores, tales como Platón, Spinoza, Abraham Lincoln, o Florence Nightingale), todos han estado asociados con este centro. Es enorme la cantidad de asociados e innumerables las categorías de estos trabajadores, pero lo que ha caracterizado a todos ha sido el autosacrificio por el mejoramiento de la vida humana y el amor a sus semejantes. Estas grandes almas se distinguen especialmente por el hecho de que no conocen Imitación mental, y su inclusividad es tal que para ellos no existen distinciones raciales ni diferencias religiosas.

La segunda fuente de donde el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo extraerá su poder, será de los hombres y mujeres de buena voluntad que existen en el mundo en cualquier momento dado. Serán capaces de poner en actividad, en determinado instante, tal fuerza de pensamiento y tal trascendental opinión pública, que oportunamente estarán en posición de afectar definidamente los asuntos mundiales.