Lucis Trust / Actividades de... / Buena Voluntad... / Buena Voluntad... / La Jerarquía Espiritual  

La Jerarquía Espiritual

La cuestión es muy simple. O la Jerarquía Espiritual existe, con toda su potencia de amor, sabiduría y destreza en la acción, o la humanidad ha estado sufriendo alucinaciones a lo largo de los siglos; o Cristo y su grupo de Maestros, iniciados y discípulos son hechos en el proceso natural de evolución, históricamente probados y conocidos por su actividad espiritual a lo largo del tiempo, o la humanidad ha sido victima de un fraude gigantesco durante todo este tiempo, ¿proveniente de quien o de donde?. O los mundos espirituales y los tres mundos de la actividad humana pueden relacionarse, o no tienen ningún valor las creencias del pasado, las historias inmemoriales sobre las manifestaciones divinas y los períodos, constantemente, recurrentes de intervención divina.

EL TRABAJO DE LA JERARQUIA ESPIRITUAL EN EL PLANETA

En la presente era, la acción jerárquica tiene como característica principal la preparación, ya en marcha, para su retorno a la actividad en el plano físico. Por lo tanto, es importante que un mayor número de personas conozca la existencia de la Jerarquia y cómo son realmente los Maestros de Sabiduría.

La Naturaleza de la Jerarquía

La Jerarquía espiritual en la tierra es el conjunto de aquellos seres que han triunfado sobre la materia, que han logrado el control de su personalidad a través del mismo sendero que los individuos están hallando en la actualidad. Estos Seres espirituales han luchado y combatido para lograr la victoria y el dominio, en el plano físico, enfrentándose con las miasmas, brumas, peligros, problemas y adversidades de la vida diaria. Han recorrido íntegramente el sendero del sufrimiento, han conocido todas las experiencias y han superado todas las dificultades, venciéndolas. En todo ésto se basa su derecho a servir y la fuerza y la realidad de su relación con la humanidad, que está todavía luchando. Conocen la quintaesencia del dolor y pueden adecuar, exquisitamente, sus métodos a las necesidades del individuo. Se caracterizan por un amor que perdura, que actúa siempre por el bien del conjunto, por un conocimiento adquirido a través de vivencias, por la experiencia basada en la evolución a lo largo del tiempo, por un coraje proveniente de toda esa experiencia, por un propósito inteligente e iluminado que se ajusta al propósito del Logos planetario y una voluntad dinámica, que no permite interferencia alguna con la realización definitiva del Propósito divino.

Así pues, la Jerarquía espiritual es el resultado de la actividad, aspiración y logro humanos; ha sido creada por y para la humanidad. Los miembros de la Jerarquía han conseguido un control completo de la personalidad o yo inferior. Ya no se encuentran centradas en la conciencia individual, sino que han pasado a comprender más ampliamente la vida grupal planetaria, que incluye todas las etapas, que abarcan desde ese pequeño sentido de responsabilidad social, del hombre o la mujer que da los primeros pasos en el sendero de la madurez espiritual, hasta la comprensión inclusiva del mismo Cristo. Así, como los diversos grados de desarrollo entre los hombres varían en el largo trecho, desde el hombre de tribus primitivas hasta el iluminado hombre de estado y el líder mundial humanitario, también existe una amplia variedad de aptitudes, habilidades y visión que constituyen la capacidad jerárquica de servicio global e incluyente.

Los Maestros de Sabiduría

Los miembros más avanzados, dentro de la Jerarquía, son los Maestros de Sabiduría. Lo mismo que un título de maestro en algún campo académico determinado indica que se ha adquirido habilidad o dominio en algún terreno particular del conocimiento humano, un Maestro de Sabiduría es alguien que a través del dominio de sí mismo ha alcanzado la superioridad en todo el campo de la evolución humana. Habiendo hecho ésto, su comprensión ya no está limitada o atrapada en las fronteras del reino humano. Sino que también abarca el reino de la conciencia pura, denominado reino de las almas o reino de Dios, el quinto reino de la naturaleza.

A causa de una predisposición natural e individual hacia ciertas líneas de trabajo, cada uno de ellos contribuye de una manera especial al progreso humano, en cada uno de los siete campos principales de trabajo mundial: político, religioso, educativo, científico, filosófico, psicológico y económico.

Los Maestros conforman un grupo mundial de dirigentes, expertos y hábiles en los distintos campos de actuación en el mundo actual, organizados en una estrecha red de comunicación en todo el mundo, con representantes en todas las naciones, tanto en oriente como en occidente y trabajando en la más íntima cooperación.

Todas las grandes organizaciones son una réplica de este patrón jerárquico, reflejado en los presidentes de organizaciones, juntas directivas, directores, comités y agentes de enlace entre la organización como conjunto y el público en general.

La organización global de la Jerarquía tiene tres divisiones principales: una es responsable del progreso político mundial, o del gobierno en el verdadero sentido; el segundo se encarga de la enseñanza en sus tres aspectos, educación, religión y sanación; y una tercera división es responsable de todo el progreso económico, industria, trabajo y relaciones del capital, descubrimientos científicos, economía en relación a todos los campos, cultura intelectual y las artes. Esta tercera división es la más abarcante de las tres con gran cantidad de diferentes departamentos de trabajo.

Los Maestros de Sabiduria son mucho más prácticos y realistas que la mayoría de los eficientes grandes hombres de negocios, en nuestro mundo actual. Poseen mucho más poder para influenciar los acontecimientos mundiales, que los líderes más relevantes de cualquier nación o gobierno en el mundo. Realizan constantes estudios sobre los asuntos humanos, observando las tendencias y planes humanos de cara a una mejora de las condiciones mundiales.

Con muy pocas excepciones, que surgen cuando requieren colaboradores para algún trabajo, no tienen tiempo de dedicarse a los individuos en particular. Una persona no puede contactar con ellos hasta que le pueda ser de utilidad en su trabajo. Para que ésto sea así, los individuos deben de haber adquirido hasta un cierto grado su punto de vista y escala de valores.

Si queremos lograr ésto, necesitamos conocer algo sobre lo que están tratando de hacer y por qué. En relación con ésto, se conocen y se pueden afirmar algunos puntos básicos.

Existe un Plan

1.- Trabajan de acuerdo a un plan y son conocidos como "Los Custodios del Plan". Este Plan es aplicable a todos los hombres en cualquier lugar del mundo y funciona impulsado por el poder de la misma evolución. Acciones restringidas a un sólo país o raza sólo se llevan a cabo si benefician a la humanidad en conjunto.

2.- Trabajan según la ley y nunca presionan o coaccionan a la humanidad. La libertad individual, especialmente la mental, nunca se infringe.

3.- Cualquier cosa que sea realmente beneficiosa para la humanidad, en conjunto, es una ayuda provechosa para su trabajo y está de acuerdo con el propósito fundamental del Plan mismo. Por ejemplo, el establecimiento de unas correctas relaciones humanas entre razas, naciones y grupos de cualquier clase; la sustitución de la competitividad, por la cooperación en todas las facetas de las actividades humanas; el crecimiento, reconocimiento y uso del poder de la buena voluntad.

4.- Este es un Plan a largo plazo y desde nuestro punto de vista se mueve lentamente, pero sus logros se pueden acelerar, ahorrando así largos períodos de dolor, sufrimiento y tristeza. La utilización del tiempo en relación con los acontecimientos mundiales es un factor importante y los Maestros poseen una gran destreza para utilizar, sabiamente, el factor tiempo.

5.- Hasta el momento, en que la Jerarquía se manifieste de nuevo abiertamente en el plano físico, trabajan a través de sus discípulos. La exteriorización de la Jerarquía transcenderá ésta limitación pero llevará consigo algunos problemas, riesgos y pruebas.

6.- El trabajo de la Jerarquía recae de manera natural en campos específicos de acción determinados por la conciencia mundial en desarrollo, el aumento de la inteligencia en general y la posibilidad de una eficacia práctica.

7.- Los campos principales de acción de la Jerarquía son siete y se dividen de la siguiente manera:

Los tres campos más importantes son, el religioso, científico y político. El cuarto es cultural. Se han realizado acciones concretas en tres campos más: filosófico, psicológico y económico.

8.- El trabajo, desde el S. XV, se ha llevado adelante mediante el envío de discípulos más avanzados, cualificados y entrenados para trabajar en estos campos particulares. Un número de tales discípulos aparecieron alrededor de la misma época, algunas veces en partes diferentes del mundo, trabajando por separado, pero produciendo un efecto sobre la conciencia humana. Hoy en día, todo el trabajo está interrelacionado y coordinado por el esfuerzo de un grupo mundial y los miembros más avanzados de este grupo, los cuales son responsables de llevar a cabo el Plan en estos diferentes campos, se denominan "El Nuevo Grupo de Servidores Mundiales".

9.- Los resultados obtenidos en estos siete campos se pueden verificar claramente.

a.- El nivel total de inteligencia humana se ha elevado y se ha conseguido una mayor actividad en las mentes humanas de todas las razas y partes del mundo. La humanidad ha progresado a un nivel en el cual el público inteligente puede discutir sobre los problemas mundiales.

b.- Divisiones básicas y separatividad ignoradas hace 500 años son ahora consideradas negativas y se les busca remedio.

c.- Se han conseguido una interrelación, intercomunicación e interdependencia económica mundiales, garantizándose así la esencial unidad mundial.

d.- El progreso de las antiguas ideas y formas de actuación, hacia otras nuevas, ha producido una división natural de hombres y mujeres inteligentes en dos actitudes básicas y generales, la conservadora y la progresista. Esto es aplicable a todos lo campos de la actuación humana, produciendo comparaciones esclarecedoras que aportan oportunidades de elección y por lo tanto posibilidades de mejora.

e.- Se está desarrollando una amplia tarea filantrópica, totalmente desconocida antes del año 1500, resultado tangible del crecimiento del concepto de hermandad entre la humanidad.

10. El trabajo Jerárquico se lleva a cabo de una manera tan discreta y callada, expresando tan efectivamente la expansión de la conciencia humana, que cuando se encuentra bastante avanzado parece muy natural y razonable. Sin embargo, en las etapas iniciales, es generalmente radical e incluso revolucionario y a menudo encuentra una enérgica oposición. El trabajo Jerárquico es siempre pionero al ir por delante de la conciencia humana, tratando de conducir a la totalidad de la familia humana hacia adelante. Por lo tanto, los discípulos aceptados que trabajan, conscientemente, con el Plan son pioneros espirituales y deben poseer el coraje que requiere tal posición, además de la perseverancia necesaria para producir cambios fundamentales.

Todo funciona de acuerdo con el Plan, bajo la supervisión de la Jerarquía espiritual. Los mayores obstáculos existentes son la ignorancia y la avaricia. La educación espiritual puede remediar el primero y la buena voluntad en acción resuelve el segundo.

El Trabajo de los Discípulos

Una de las etapas importantes, en el desarrollo del trabajo Jerárquico mundial, es el reconocimiento mutuo que se debe producir entre los discípulos más avanzados del mundo para que así, de forma natural y productiva, se puedan apoyar y reforzar los unos a los otros. Todo el campo de acción de la Jerarquía se puede coordinar, externamente, tal y como ahora se coordina subjetivamente. Esto ha de ser logrado por los mismos discípulos. Con este propósito se le debe transmitir la historia de la Jerarquía, su Plan y su método de trabajo, porque en la mayoría de los casos estos discípulos desconocen todos éstos datos, en su conciencia en el plano físico, aunque obviamente poseen conocimientos sobre esto en los planos internos.

Paralelamente, a este aumento de cooperación entre los discípulos del mundo, se deben de realizar las oportunas acciones, para que los hombre y mujeres inteligentes de buena voluntad en el mundo se familiaricen con los mismos hechos, de manera que presenten su apoyo a los diversos proyectos que se están desarrollando en la actualidad y aquellos otros que pronto se iniciarán en conexión con la reaparición del Cristo. Un obstáculo importante, para la manifestación del Plan, es la inercia espiritual de las persona de buena voluntad.

Todo trabajo, verdaderamente espiritual, encuentra su lugar en uno de los siete campos de acción jerárquica y todos los discípulos aceptados trabajan en algún aspecto de cualquiera de estos campos. Cada discípulo decide, particularmente, con que tarea espiritual desea colaborar. Esta es una elección natural que surge de las oportunidades que brindan los acontecimientos y de la capacidad del discípulo, actualizada por el alma y llevada a término por la personalidad inspirada por el alma.

Cuando el discípulo, que trabaja en el plano físico, acepta su trabajo conscientemente, procederá a estudiar los problemas que se presenten y se volverá inteligentemente efectivo en ese terreno. Entonces demostrará a través del servicio que es un discípulo aceptado.

Dos Necesidades Básicas

Las necesidades básicas en la actualidad son:

1. Trabajadores preparados.

2. Financiación adecuada.

La Jerarquía trabaja a través de sus discípulos y colaboradores en todos los países y nunca, anteriormente, había existido tal cantidad de gente esforzándose por adecuarse a la función mundial de ser "Transmisores del Plan" y nunca ha existido una integridad interior tan marcada y una relación subjetiva entre los trabajadores en todos los campos y en todas las partes del mundo.

Por primera vez, en la historia, existe un grupo mundial coherente a través del cual pueden trabajar los Maestros. Al mismo tiempo, nunca hubo necesidad más acuciante, amplia y urgente de colaboradores preparados como existe en la actualidad. Cuando el trabajador jerárquico es un colaborador avanzado, es consciente del origen de la fuerza que le guía y colabora conscientemente con los planes de la Jerarquía. Tales personas atraen a su alrededor discípulos menores que trabajarán en la misma dirección, por afinidad de intereses y convicción humanitaria. Puede que sean inconscientes de la guía que les proporciona la Jerarquía o de los objetivos espirituales, aunque reconocerán que aman a sus semejantes y este amor condiciona y motiva todos sus esfuerzos. Desde el punto de vista de los Maestros pueden ser alcanzados, impresionados y dirigidos; y en verdad así ocurre.

Una segunda necesidad básica es la adecuada financiación del trabajo Jerárquico. El problema esencial del trabajo espiritual en el mundo actual es el económico. Debería reconocerse que el dinero es la consolidación de la energía viviente divina y que cuánto más grande sea la comprensión y la expresión del amor, más libre será la afluencia de aquello que se necesita para llevar adelante el trabajo. Se necesita que éste aspecto cristalizado de la energía de la inteligencia creativa, el dinero, se use en gran escala para que avance el trabajo de la Jerarquía espiritual. En referencia a este punto y en conexión con el dinero, se plantea la gran prueba que demuestra la buena voluntad en los individuos, grupos y naciones.

La construcción del Reino de Dios, la preparación para la venida de Cristo y la ayuda a la humanidad precisan de coraje, organización, perspicacia para los negocios, psicología y constancia. Se necesitan trabajadores entrenados y mucho dinero. Se requiere un gran sentido para los negocios en el plano físico y un sentido común práctico, un cese de la constante presentación de un bello futuro en un mítico cielo de ociosidad e inutilidad. Existe una demanda de colaboradores que posean una visión a largo plazo, que utilicen procedimientos sensatos en los negocios y programas cuidadosamente elaborados.

Toda la humanidad, independientemente de su lugar de residencia, color de piel o creencias religiosas, está clamando por la paz, educación, justicia y seguridad económica. El uso correcto del dinero y el reconocimiento de la responsabilidad económica, de cada uno, basada en valores espirituales, permitiría que todo esto se hiciese posible muy rápidamente. Una gran oportunidad está en manos de aquéllos que se encargan de los recursos financieros mundiales y de las gentes de buena voluntad, que se encuentran diseminadas por todo el mundo, en todas las esferas de influencia. Todavía no se ha comprendido realmente el poder del individuo; existe una gran oportunidad ante todos nosotros, pero se requiere coraje, paciencia y una comprensión amorosa para realizar el trabajo requerido.

Trabajadores, líderes grupales, directores de organizaciones, pensadores, y hombres y mujeres de buena voluntad, en todas las partes del globo, pueden compartir este trabajo si poseen mentes abiertas, enfocadas hacia la mejora de las condiciones mundiales.

Un Programa de Acción

Una opinión pública, bien enfocada, inteligente y determinada es la fuerza más potente que pueda haber en el mundo. No existe nada que la iguale, pero ha sido muy poco utilizada. La credulidad del ciudadano medio, su predisposición a creer todo aquello que se le dice, si se le transmite con el suficiente énfasis y fuerza de convicción, es bien conocida. Durante siglos se han estado manipulando la psicología y las opiniones de las masas, porque las personas emocionales, que no piensan por sí mismas, son fácilmente influenciables, en cualquier dirección y esto ha sido aprovechado para beneficio propio por personas que no aspiraban, interiormente, a lograr lo mejor para la humanidad.

Esta receptividad negativa puede utilizarse tanto para fines correctos como incorrectos. Una dirección un tanto planeada y un programa sabiamente delineado que contemple lo expuesto, podría producir el cambio necesario para construir una opinión pública sensata e inteligente, que sería uno de los factores primordiales en la reconstrucción mundial. El valor de la opinión de las masas es reconocido, tanto por los hombres y grupos que actúan movidos por intereses egoístas, cómo por las personas inteligentes que trabajan por el bien común. Y la fuerza, de la opinión general, puede ser inclinada según la voluntad egoísta y codiciosa de unos pocos o ser educada según unos principios que beneficien al conjunto. Todos nosotros podemos ser parte activa en la construcción de este proceso educativo, lo cual representaría una gran contribución por nuestra parte.

Los grupos e individuos, que son conscientes de la existencia de la Jerarquía espiritual y de la presencia de Cristo, pueden seguir los pasos siguientes para ayudar en la tarea del establecimiento del Plan:

1.- Desarrollar un sentido de responsabilidad individual.

2.- Desarrollar el espíritu de buena voluntad y evocarlo en los otros.

3.- Expresar un amor lo más puro posible en todas las relaciones.

4.- Reorganizar la vida para aprovechar al máximo cada día.

5.- Estudiar y reflexionar sobre las propuestas formuladas por los líderes y pensadores mundiales sobre los problemas de la humanidad.

6.- Cultivar una opinión inteligente, basada en la buena voluntad y en lo que uno mismo, según lo que ha reflexionado, cree que debería hacerse.

7 - Discutir sobre estas ideas en el hogar entre amigos y en nuestras diferentes relaciones con otras personas. Considerar estas discusiones como un servicio.

8.- Reunir grupos de gente para estudiar y discutir problemas actuales y necesidades futuras. Aunque sólo haya dos personas que cooperen con nosotros, el esfuerzo será un medio que nos ayude a cambiar el pensamiento mundial.

9.- Averiguar y estudiar los métodos, técnicas y objetivos de los diversos grupos y organizaciones relacionadas con la reconstrucción mundial. Establecer, en la medida de lo posible, relaciones de amistad y colaboración con ellos.

10.- Descubrir los hombres y mujeres de buena voluntad en nuestras comunidades y cooperar en lo que ellos estén haciendo. Se debería ser espiritualmente agresivo en este punto.

11.- Extender nuestro interés a diversos países; tratar de comprender los problemas de estos países. Promover el contacto con la gente de otras tierras mediante el pensamiento, la oración y el contacto y la comunicación directa.

12.- Detrás del patrón mundial se encuentra su Originador, su Planificador, su Energía motivadora, su Voluntad central, su Creador viviente, su Dios.

13.- La oración y la meditación son un medio para alcanzar ese Punto Central de Vida y unificar nuestro ser con el objetivo divino percibido.

14.- Empezar a ahorrar algunas cantidades de dinero de las que se puede prescindir y dedicarlas al trabajo Jerárquico. Este ahorro planificado y organizado nos permitirá asumir nuestra parte en el trabajo, sin colocar una carga excesiva en otras personas. Nos permitirá responder, inmediatamente, a las necesidades reales a medida que aparezcan.

La Oportunidad Actual

El trabajo Jerárquico se realiza tan discretamente y tan en consonancia con la expansión natural de la conciencia humana que, cuando se encuentra en un estado avanzado, parece realmente lógico y razonable; en cambio en sus primeras etapas puede resultar radical e incluso revolucionario, lo que le acarrea oposiciones. El trabajo Jerárquico pretende conducir a toda la familia humana hacia adelante, por lo tanto, es una tarea pionera que va por delante del nivel de la conciencia humana.

Una de las técnicas principales, empleadas por la Jerarquía, es una estimulación constantemente aplicada. El efecto que produce el sol sobre todas las formas de vida es un símbolo de ésto. Su problema consiste en determinar qué medios se deben emplear para producir los resultados deseados, de tal manera que las personas, organizaciones y naciones puedan ser impresionadas y preparadas para afrontar las nuevas responsabilidades y los nuevos conocimientos, sin un sufrimiento innecesario o con esas dolorosas divisiones que acompañan a los cambios mundiales. Cada vez que se produce un movimiento, hacia una comprensión más completa y una unidad mundiales, cada vez que lo inferior se fusiona con lo superior y la parte se une con el todo, cada vez que conceptos amplios y universales hacen su impacto sobre las mentes de las masas, sobreviene el consiguiente desajuste y ruptura de los aspectos de la forma, que podrían impedir que tales conceptos se manifestaran como hechos en el plano físico. Este es el problema que se les plantea a los trabajadores Jerárquicos: Cómo hacer frente a los efectos inmediatos y evitar el sufrimiento, mientras que las nuevas energías espirituales van llegando al mundo y realizando el trabajo necesario.

Los Maestros trabajan pausadamente y con deliberación, libres de cualquier prisa, dirigiéndose hacia su objetivo; pero conviene tener en cuenta, porque nos afecta en estos momentos, que también están sometidos a una limitación temporal basada en las leyes de los ciclos. Existen períodos de mayor oportunidad, que la Jerarquía aprovecha para avanzar en el trabajo y la época actual es uno de ellos.
__________________________________