Lucis Trust / Escuela Arcana / Doce Festivales... / Piscis / Alocución del Festival de Piscis  

Alocución del Festival de Piscis

El texto que sigue fue una conferencia dada por un miembro del personal de la Sede Central de Lucis Trust en una de nuestras reuniones públicas. El propósito de estas breves charlas es preparar y sembrar la mente grupal para el trabajo real a ser realizado –la meditación grupal. Esta charla puede ser usada por individuos y grupos que deseen cooperar con este servicio.

Amigos, reciban una gran bienvenida a nuestra reunión aquí en Lucis Trust en Londres; y también damos una gran bienvenida a aquellos amigos que se vinculan con nosotros a través de internet gracias a Blog Talk Radio. Somos solo uno de los muchos grupos alrededor del mundo que mes a mes se reúnen en estos rituales cíclicos de meditación y servicio. Vistos en conjunto, realmente somos un grupo mundial ayudando a establecer un nuevo ritmo de pensamiento y servicio práctico inspirado por el alma, y creo que estamos en lo cierto al pensar que esta iniciativa se está convirtiendo en un centro vibrante de luz y amor en el corazón de la red de servicio dentro de la conciencia de la humanidad. Estas reuniones se llevan a cabo en muchos lugares diferentes en el plano externo. Pero lo más importante es que éstas ocurren, como un ejercicio amoroso en redención creativa, en la verdadera ubicación, si se puede utilizar esta palabra, en el plano interno del alma que ama el Plan, que ve la verdad y que sabe y vive en todos los planos de nuestro sistema planetario y solar.

Esta noche nos estamos alineando con la oportunidad presentada a la humanidad a través de la Luna Llena de Piscis. El momento de la luna llena está próximo, las 8:27 p.m., a tan solo un par de horas. La mayoría de los que estamos acá en Londres, en ese momento estaremos regresando a nuestros hogares; pero donde quiera que estemos mantengamos un estado de recogimiento interno y en ese momento pronunciemos mentalmente la Gran Invocación como almas en unión con todas las almas. Esto ayudará a maximizar la contribución que podemos hacer para infundir la conciencia de la humanidad con luz, amor y voluntad y en consecuencia elevarnos a todos más cerca de la luz.

Como estoy seguro todos ustedes saben, Piscis es el último signo en la progresión consciente y secuencial de la evolución del discípulo alrededor del Zodiaco, desde la etapa de aspirante, a través de la aceptación de los rigores del discipulado y las revelaciones de la iniciación, hasta el culminante logro en Piscis. Se nos dice que en este signo, el espíritu humano o Mónada logra expresarse perfectamente como salvador del mundo por medio de su reflejo, el alma, que a su vez utiliza su sombra, la personalidad, para traer la voluntad espiritual a la luz del día en el plano físico. De manera adecuada, la nota clave de Piscis que estamos utilizando en nuestra meditación en ésta luna llena es “Abandono el hogar del Padre y, retornando, salvo”. Veamos algunas de las implicaciones de lo que significa la palabra salvador.

Lo que entendemos por salvador, particularmente en occidente, ha sido coloreado por la tradición y la experiencia cristiana, con su énfasis (quizás excesivo) en los sacrificios asociados completamente con el dolor y la pérdida. Pero a medida que dejamos atrás el legado de 2.000 años de influencia pisciana y empezamos a experimentar las nuevas energías de la dispensación de Acuario, se amplia y se profundiza nuestra comprensión, o al menos eso esperamos, de lo que significa ser un salvador mundial y de los sacrificios implicados. Primero debemos concientizarnos de que la nota clave de sacrificio está cambiando paulatinamente y que cada vez más y más involucra la alegría como la cualidad principal. Todos sabemos, por lo menos en teoría, que uno de los atributos más importantes del alma es la alegría.

Estoy seguro que la mayoría de nosotros ha experimentado esos preciosos momentos en que verdaderamente contactamos el alma, lo cual produce una estimulante experiencia de luz y alegría cuya realidad resuena en nuestra conciencia mucho después de que la máxima experiencia haya pasado. De hecho, se convierte en un pilar en nuestras vidas, cambiándonos de ser personalidades auto centradas en cada vez más abnegados portadores de luz y amor a nuestro medio ambiente, ya que el alma comienza a utilizar sus vehículos para su verdadero propósito. Es el alma, nuestro verdadero Ser, quien se sacrifica, sirve y salva con gozo, porque uno de los significados de la palabra ‘sacrificio’ es ‘hacer sagrado’. Y es en esta transformada nueva manera de vivir donde se encuentra la verdadera realización humana y la verdadera alegría.

Es obvio que de alguna manera casi toda la actividad humana está motivada por el logro de la felicidad. Pero el problema es que ocupamos la mayor parte de nuestro tiempo buscándola en cosas externas y a menudo de forma egoísta. Como todos descubrimos eventualmente, en el mejor de los casos, estas traen una felicidad fugaz a la personalidad. Esta es la bien conocida historia de la condición humana, la del hijo pródigo en un lejano país gastando la herencia del padre en cosas puramente materiales, que a la larga nunca pueden satisfacer el clamor del alma por significado y gozo. Esa es especialmente la actual condición humana. Pero todos sabemos que llega el punto (y ese punto para la humanidad es ahora) en que experimentamos la necesidad de volvernos hacia adentro y de empezar el ascenso consciente de regreso a la realidad espiritual; hollar el sendero hacia la experiencia consciente del alma con sus dones de significado, belleza, alegría y servicio. La humanidad está a punto de encontrar que la verdadera felicidad o gozo no es algo que uno puede comprar; ella es gratuita. Y cuando lo comprendamos nos sorprenderemos de cómo nos hemos engañado a nosotros mismos pagando una fortuna por una falsificación.

A medida que creamos el vínculo consciente entre nuestra personalidad y el alma descubrimos que la felicidad que hemos experimentado como una voluntad esquiva o una brizna se ha convertido en la realidad de un tesoro enterrado al final del arco iris; el puente arco iris del antakarana. Tal tesoro es ahora vertido sobre la forma como la bienaventuranza de la alegría, la cual puede ser experimentada y conocida a pesar de las prevalecientes circunstancias externas. Entonces tomémonos unos minutos para una contemplación tranquila del gozo y luego digamos juntos el mantram que tienen en sus tarjetas.

  La alegría se posa como un pájaro en el corazón
pero ha levantado vuelo
desde el lugar secreto dentro de la cabeza.
Yo soy ese pájaro de alegría.
Por lo tanto, sirvo con alegría.

Dado que nuestra conciencia diurna está enfocada en el plano físico, naturalmente pensamos en el servicio como si fuera una actividad externa. Vemos todos los problemas, las miserias de la pobreza excesiva e incidentalmente las miserias de la riqueza excesiva, las injusticias financieras y de distribución de los recursos, las crueldades institucionales, los roces religiosos, las terribles formas en que se infringe la libertad humana, la degradación ambiental y así sucesivamente. Pero debemos recordar que estos son efectos de causas internas. Ellos son la precipitación de los patrones mentales y emocionales de la humanidad. Entonces, además de servir activamente en el plano físico, también en los mundos internos como esoteristas debemos servir particularmente, trayendo la luz del alma para que actúe sobre los rincones oscuros de la mente humana, y trabajar para disipar los espejismos y las distorsiones en el nivel emocional que nos engaña a todos.

Es muy interesante observar a la gente sentada en hileras en un avión o en un tren. Vemos el orden, la disciplina y el propósito como parte de la intención planeada de llegar a uno u otro destino. Sin embargo, ¿qué veríamos si realmente pudiéramos ver (como algunos pueden) los patrones de las emociones o de los pensamientos de estos pasajeros? Seguramente esto sería una escena de caos total, un torbellino de ideas fugaces y de deseos compitiendo por reconocimiento en la conciencia. Y, probablemente, la mayoría de los individuos ni siquiera serían conscientes de que podrían intentar controlar y dirigir lo que estaban pensando o sintiendo. Sin embargo, la precipitación de estos miles de pensamientos y sentimientos hacia una forma u otra en el plano externo es inevitable y los efectos o consecuencias experimentadas eventualmente llevan a la gente a conectar la causa con el efecto y, por lo tanto, a tomar medidas para regular la causa.

Por lo tanto, podemos estar seguros que uno de los retos más importantes e inmediatos para la humanidad es empezar a reconocer cuán necesario es tener algún tipo de control sobre los pensamientos y los sentimientos. ¡Qué servicio sacrificado es ayudar a la humanidad a entender esto! La verdad de esto seguramente será reconocida más ampliamente, como lo dice uno de los comentarios del Buda registrado en el Dhammapada:

  Somos lo que pensamos.
Todo lo que somos surge de nuestros pensamientos.
Con nuestros pensamientos creamos el mundo.
Si uno habla o actúa con una mente impura
Entonces los problemas lo perseguirán
Como la rueda sigue al buey que tira de la carreta.
-
Somos lo que pensamos.
Todo lo que somos se origina en nuestros pensamientos.
Con nuestros pensamientos creamos el mundo.
Si uno habla o actúa con una mente pura
Entonces la felicidad lo seguirá
Como su sombra, inamovible.

Creo que la idea principal que podemos captar de esta escritura ancestral reside en la palabra pureza. El Tibetano mencionó una vez que los aspirantes en el pasado estaban enfocados en gran medida en la pureza física, con énfasis en las disciplinas de la abstinencia y la alimentación. Algunas veces esto se manifestaba en una preocupación excesiva e inútil sobre las funciones del cuerpo y la higiene, pero también, y de manera muy benévola, produjo proyectos de ingeniería que ofrecieron agua limpia, aire limpio y una eficaz eliminación de aguas residuales. También encontró expresión en los programas de salud pública que han controlado y hasta eliminado enfermedades que una vez fueron el flagelo de la humanidad. Pero la pureza que ahora debemos cultivar es la pureza del móvil. Esto no solo implica una conciencia y una dirección del pensamiento sino algo más importante aún, asegurarnos de que nuestros pensamientos sean inspirados por el alma y por el Plan. Necesitamos tener presente en nuestras mentes preguntas como ésta: ¿Lo que estoy pensando ahora va a ayudar a la humanidad a ser mejor y a avanzar en el sendero de evolución, o simplemente está contribuyendo a un obstáculo ya existente que está obstaculizando el camino de la humanidad?

De hecho, una manera muy eficaz de ayudar a captar lo que está ocurriendo en el mundo actual es mirar los móviles detrás de las ideas que la gente expone y que de una manera u otra generan actividad. Descubriremos que las ideas que alguna vez fueron nuevas y las precipitaciones de intuiciones importantes han ‘llegado a la fecha de vencimiento’, como se dice, y deben desecharse. Pero las personas se apegan a ellas y no las quieren dejar ir. Sin embargo, deben dejarse de lado. Esto es muy difícil de lograr, ya que los intereses culturales y financieras que desean que éstas continúen son inmensamente poderosos. Estos crean y alimentan el pensamiento de “dejemos las cosas tal como están”; y toma muchos años para que los pensamientos de avanzada cojan fuerza y logren abrirse paso. Estos nuevos pensamientos casi siempre se centran a alrededor de precipitaciones frescas del Plan y de la responsabilidad de la humanidad hacia éste, además de un amor más profundo e incluyente.

Por ejemplo, la campaña de Wiliam Wilberforce para abolir la trata de esclavos tomó cerca de cuarenta largos años de quebrantadores esfuerzos y de períodos de total desesperación antes de que el objetivo final fuera alcanzado. Aquí hay otro ejemplo, en esta ocasión se trata de la relación entre las grandes religiones del mundo. Desde el Parlamento Mundial de las Religiones en 1893 el movimiento de relaciones de personas de diferentes religiones ha adquirido mucha fuerza. No sólo ha aumentado el entendimiento y la tolerancia religiosa sino que hay una maravillosa evidencia de cooperación activa. Estas iniciativas han ayudado a obtener un gran progreso al contrarrestar el antagonismo de los fundamentalistas convencionales y la miopía de la teología dogmática. Pero todavía hay un largo camino para superar las obstaculizantes formas mentales cristalizadas que se han acumulado durante milenios y las cuales aún hoy, están causando terrible crueldad y pérdida de vidas en numerosos lugares del mundo.

Un ejemplo más contemporáneo es el libro “Primavera Silenciosa” de Rachel Carson. Este influyente libro fue escrito en 1962 y estimuló mucho pensamiento, investigación y campañas monotemáticas. Aunque sólo recientemente la humanidad como un todo está logrando darse cuenta de cuán vitalmente importante es salvaguardar el ambiente, y proteger y alimentar la maravillosa diversidad de todas las diferentes formas de vida. De ninguna manera aún ha terminado esta batalla. De hecho, la tensión entre la percepción convencional de la necesidad exponencial de permanente crecimiento de la economía y la creciente realización de que los recursos naturales del mundo no pueden mantenerlo, está evolucionando hacia una mayor crisis para la humanidad y el planeta. Y todos sabemos que existe una gran cantidad de pensamiento creativo al igual que de ansiedad dedicada a este tema.

La fuerza del pensamiento es extraordinaria y sentimos nuestros corazones y nuestras mentes conmovidos e inspirados por la miríada de iniciativas que han surgido de personas comunes que han decidido hacer la diferencia y en el proceso se han vuelto extraordinarias. Ellos son la personificación del progreso humano y de la excelencia práctica y moral. Estas personas son los héroes reales de nuestra época. Han reconocido una necesidad, han pensado una nueva verdad, la han energizado, han hablado de esa verdad al poder, a menudo con un alto costo personal y, eventualmente, han logrado la victoria.

Se dice que una persona que piensa la verdad puede revolucionar su medio ambiente. Por lo tanto, cuánto más potente es la fuerza de un grupo que piensa la verdad. Bueno, es por eso que estamos aquí esta tarde. Y debemos sentirnos verdaderamente fortalecidos cuando recordamos, como lo dije al principio, que no sólo somos nosotros aquí, sino también la gente y los grupos alrededor del mundo que están participando conscientemente en esta intención de meditación. Y tampoco se trata únicamente de la gente en la encarnación física, sino que también hay grupos dedicados al trabajo en los planos internos. Tomado en conjunto, este es un ejercicio en pensamiento grupal amoroso y creativo que llega al Cristo en el corazón de la Jerarquía Espiritual y más allá hasta el centro de la voluntad planetaria al que llamamos Shamballa.

Todos estos grupos en cada plano están construyendo juntos un canal de energía consciente iluminada, un puente arcoíris a través del cual el impulso desinteresado del mejoramiento de la humanidad y del planeta, pueda llegar a las grandes vidas que dirigen y mantienen nuestra vida planetaria en existencia, y por donde pueden viajar las nuevas intuiciones que encarnan el Plan inmediato. Nuestro trabajo y privilegio es tomar esas intuiciones y ayudar a precipitarlas en el mundo abstracto mental donde podemos darles sustancia. El Tibetano señala que esta sustancia es para la forma mental concreta lo que el cuerpo etérico es para el vehículo físico. Esta forma mental concretizada pasa a estar disponible para la humanidad y puede ser manifestada en una variedad de formas por los diferentes grupos que trabajan en la vida diaria en el mundo externo.

Estos son unos pocos de los pensamientos claves emergentes, no en orden de importancia, los cuales se están filtrando en la mente de la humanidad y que constituyen una expresión de la energía salvadora que puede ser utilizada por todos los discípulos para elevar a la humanidad más cerca de la luz. Y nosotros podemos ayudar a energizarlos no solo con nuestro propio ejercicio de pensamiento creativo, a medida que nos identificamos con la humanidad, sino de igual manera viviéndolos como realidades magnéticas en nuestras vidas personales cotidianas.

La realidad de la Humanidad Una. Este pensamiento es verdaderamente poderoso en la actualidad, y se debe a por lo menos tres razones. Primero que todo porque es una realidad. Segundo, porque está siendo intensamente energizado por pensadores creativos en todas partes del mundo y en todos los planos. Tercero, porque los temas políticos, financieros, ambientales y religiosos están obligando a la humanidad a aceptar esta realidad, sin embargo algunas personas son reacias a esto. De hecho, la fuerza de esta idea es tan fuerte que cada vez es menos probable que podamos volver a ser una humanidad condicionada por naciones y tribus bélicas, aunque aún hay remanentes de esta conducta en varias partes del mundo. La realidad es que la humanidad es una y la guerra no es la manera para resolver los problemas. Y si hay más guerras, estas deberían ser consideradas de ahora en adelante como guerras civiles, y no con la ridícula frase de “aventuras extranjeras”.

Que las necesidades físicas y culturales para una vida plena y creativa puedan estar al alcance de todos. A través del curso de la historia de la humanidad nos hemos llegado a acostumbrar, por experiencia, a la idea de que la escasez es una característica central de la existencia física. La hambruna, por ejemplo, ha sido compañera constante de la humanidad. Pero, a pesar de las presiones sobre los recursos globales, ahora sabemos que es posible, en teoría, cubrir las necesidades físicas de cada persona en el mundo siempre y cuando estos recursos sean adecuadamente administrados y distribuidos de manera justa, y también que nuestras necesidades se mantengan en un punto sensiblemente modesto. Que esto suceda es otra cosa, por supuesto. De hecho es una prueba tanto para la buena voluntad de la humanidad, la cual podemos ayudar a evocar, y a la habilidad de los discípulos en todas partes de manifestar la voluntad al bien, la cual podemos de igual manera ayudar a estimular. Falta ver si el corazón de amor de la humanidad y la implementación de la voluntad espiritual de los discípulos del mundo sean suficientes para lograr realizar esta tarea.

Que en el centro del cada ser humano y en el centro de humanidad como un conjunto reside el Alma, una presencia y una realidad de amor y creatividad incondicional. El alma – llamada a veces el misterio de las edades – está a punto de revelarse, de emerger a la luz del día. En la medida en que nosotros revelemos el alma en nuestras vidas, hacemos parte de esa revelación.

Que el sendero hacia el alma y la expresión del alma existen en todos los campos de la actividad humana. Las revelaciones y el servicio de la ciencia, por ejemplo, de la sicología y de las artes son tan importantes como el aspecto religioso.

Que la verdadera felicidad se encuentra al cumplir el propósito del alma que en su sentido más amplio siempre significa servicio. Albert Schweitzer dijo memorablemente alguna vez: “Yo no sé cuál será vuestro destino, pero sé una cosa: los únicos entre ustedes que serán realmente felices son aquellos que hayan buscado y encontrado la manera de servir”.

Así que iniciemos ahora la meditación con alegría y juntos sirvamos a la Humanidad Una para que pueda cumplir su parte en el Trabajo Uno del Plan y llegue a ser una estación de energía salvadora iluminada dentro de la vida planetaria. Les recuerdo que nuestro pensamiento simiente es: “Abandono el hogar del Padre y, retornando, salvo”.

PLENILUNIO DE PISCIS
Febrero 2013 - Londres
Simon Marlow